AMLO rumbo al informe: aciertos y pendientes

El presidente Andrés Manuel López Obrador se aproxima a su primer informe con claros aciertos en la política social y en la estrategia de cambio de régimen, pero con pendientes en seguridad y salud, además de algunos tropiezos en la conducción económica.

El combate a la corrupción y la austeridad en la administración pública son los referentes que el mandatario emanado de la izquierda busca arraigar en el pensamiento político actual: “No puede haber gobierno rico con pueblo pobre”, repite constantemente en la conferencia matutina y en sus traslados por el territorio nacional.

Los primeros pasos están dados: la creación del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, que hasta el momento ha realizado diversas subastas de bienes decomisados a bandas del crimen organizado y a delincuentes de cuello blanco, para desarrollar proyectos de interés social, como caminos en Guerrero o una universidad en Naucalpan.

Quizá una de las más benéficas haya sido la venta de la casa del empresario chino mexicano Zhenli Ye Gon, en 102 millones de pesos, recursos que fueron dados a los deportistas por su destacada participación en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Te puede interesar: La cartilla moral no es un asunto religioso, asegura López Obrador

El gobierno se mueve y, con ello, los aciertos, errores e indudablemente los pendientes se enmarcan en una lista. La creación de la Guardia Nacional ha puesto en la discusión pública la militarización del país; no obstante, el tabasqueño afirmó, y fue bien recibido, que es necesaria e impostergable la actuación de las fuerzas armadas para abatir los altos niveles de violencia en el país.

En ese sentido, a diferencia de otros gobiernos, el de López Obrador tiene una estrategia simultánea para combatir los efectos del crimen organizado.

AMLO Informe

La implementación de programas sociales del Bienestar, como el acceso a la salud y la educación, significa combatir el origen de la violencia: se trata de atender a sectores de la población que históricamente han estado en el abandono.

A su vez, estas líneas de seguridad y apoyo social plantean la necesidad de establecer por cuánto tiempo las fuerzas federales, como el Ejército y la Marina, permanecerán en las calles, y si realmente, con las finanzas públicas actuales, se logrará abarcar a todos los desprotegidos de México.

La apuesta del presidente es sólo una: el ejercicio prudente del gasto público debe ser estrategia suficiente para hacer justicia a los desprotegidos.

En el aspecto económico, la conducción del nuevo gobierno ha encarado una ola de críticas por organismos especializados al interior y exterior del país.

Aunque la economía da muestras de fortaleza ante los nubarrones peligrosos que avizoran una recesión mundial, las miradas están puestas en si, por atender las causas del Bienestar, el rescate de Pemex y la construcción de la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, se está poniendo en riesgo la hacienda pública del país.

No obstante, la firmeza en la convicción del presidente López Obrador sobre su plan económico ha dado un mensaje de certeza a los inversores.

Durante el primer semestre del año, México captó 18 mil millones de dólares en inversión extranjera directa, lo que, en palabras del mandatario, representa 1.5% respecto al mismo periodo del año pasado.

En salud, la apuesta es mejorar la infraestructura, olvidada por años, y brindar mejor atención. La eliminación del Seguro Popular, sustituido por el Instituto de Salud para el Bienestar, y del monopolio en la compra de medicamentos son un gran acierto del mandatario.

Los pendientes del área radican en cubrir el déficit de de médicos y enfermeros y, con ello, consolidar una mejora sustancial de sus salarios.

Te puede interesar: Austeridad es contra alta burocracia, no ciudadanos: AMLO

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!