"El que no brinque es hetero":

«El que no brinque es hetero»: así se vivió la marcha del orgullo

Desde muy temprano el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México se viste de respeto y tolerancia para dar paso a la celebración de la 41 marcha por el Orgullo LGBT+.

En esta edición el tema central es El baile de los 41, hecho ocurrido la noche del 17 de noviembre de 1901 en la calle De la Paz, en la colonia Tabacalera. Ese día se dieron cita hombres de todos los estratos sociales para poder disfrutar un momento de diversión con libertad. Todos, se presume, eran homosexuales. Algunos vestían ropas de mujer. Más tarde, ya por la madrugada, la policía llevó a cabo una redada: otra expresión represiva contra la comunidad en nuestro país.

marcha del orgullo
Foto: Daniela Razo

Las aceras se llenan no sólo de manifestantes esperando la salida de la vanguardia: hay vendedores de todo tipo de mercancías: banderas, collares, coronas, playeras, hasta cervezas preparadas y otras bebidas alcohólicas.

“Lleve su bandera, aquí cuestan 30 pesos, allá se las van a dar en 50”, trata de persuadir un vendedor a una curiosa que miraba su mercancía expuesta en el piso junto a la escultura del Caballito, casi en la esquina con avenida Juárez.

De manera sorprendente a las 11 de la mañana se había conformado una vanguardia que iba de las inmediaciones del Ángel de la Independencia hasta la Glorieta a Colón. Por doquier se podían ver jóvenes ataviados con coloridos atuendos, la mayoría con bandera del orgullo LGBT+ en mano. Todos apuestan por sus mejores outfits.

La concurrencia es notablemente más diversa cada año, hay desde contingentes corporativos con logotipos distintivos y playeras hechas para la ocasión, hasta familias acompañadas de niños, quienes gustosos corren a tomarse selfies con quien porte el atuendo más divertido.

marcha del orgullo
Foto: Daniela Razo

Hacia las 12:30, por fin el contingente parte rumbo al Zócalo, punto de congregación histórico de las protestas nacionales. Hay un mundo de curiosos que observan y manifestantes que se reúnen con sus conocidos y amigos para desfilar y celebrar.

La música a todo volumen prolifera: distintas tonadas para una sola ruta. Encaminados, los contingentes vociferan consignas entre batucadas y gritos.

«Alerta, alerta, alerta que caminan lesbianas feministas por América Latina».

«Y tiemblen y tiemblen y tiemblen los machistas, que América Latina será lesbofeminista».

«¡Qué perra! ¡Qué perra! ¡Qué perra mi amiga!»

“El que no brinque es hetero, el que no brinque es hetero”, gritan jóvenes desde sus tutús y sus torsos desnudos.

marcha del orgullo
Foto: Daniela Razo

Abundan las pancartas: a favor del matrimonio igualitario, el ya clásico Love is love, contra los transfeminicidios y, sobre todo, los que apoyan a seres queridos:

«Mi sister es gay con orgullo porque el orgullo es andar en libertad de pensamiento y sentimiento.

«Y yo la amo igual, aunque sea un vampiro, una humana o un unicornio. Pero siempre libre y visible», le dice Martha a su hermana desde un letrero que trajeron de Ecatepec para marchar.

marcha del orgullo
Foto: Tasneen Hernández

La tarde enfría y los contingentes siguen llegando: por Madero, Cinco de Mayo, como se pueda. Lo importante es la libertad de ser lo que somos.

Te puede interesar: Fotogalería. 41 años de resistencia en CDMX

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!