El ocaso de Javier Corral

Después de un sexenio durísimo para el estado de Chihuahua, atracado y saqueado por el exgobernador Cesar Duarte y su banda de delincuentes, en 2016 Javier Corral se vendió como una verdadera oposición al duartismo, prometiendo un nuevo amanecer que, al paso del tiempo y de manera prematura, se convirtió en ocaso, traicionando la confianza de los chihuahuenses. 

El Pueblo chihuahuense fue engañado. Javier Corral perdió el tiempo de su administración en una persecución sin pies ni cabeza, sin resultados, en contra del duartismo que a fin de cuentas le funcionó como el pretexto perfecto para lograr su verdadero objetivo: inhabilitar y perseguir a sus enemigos políticos.

Chihuahua ha sido testigo y víctima de lo peor de los gobiernos neoliberales tanto del PRI como del PAN. Chihuahua ha sufrido el saqueo, la corrupción, el cinismo y la hipocresía del duartismo y del corralismo. Chihuahua es el ejemplo de un Pueblo que decidió mandar al basurero de la historia y desaparecer del escenario político al PRI. Chihuahua representa el reflejo de una ciudadanía que ha tomado conciencia de la ineficiencia y el fracaso del viejo régimen para dar entrada a la posibilidad de que la izquierda por fin gobierne el estado grande.

Javier Corral lo ha perdido todo, su popularidad como mandatario lo refleja como uno de los peores en cuanto a los niveles de aceptación de todo el país. La militancia de su propio partido lo ha abandonado a su suerte; ha perdido el control de los mismos diputados de Acción Nacional al interior del Congreso local, pero sobre todo ha perdido la posibilidad de extender su proyecto personal al perder la candidatura a la gubernatura frente a Maru Campos, militante del PAN, pero fiel representante y beneficiaria del duartismo. 

2021 es el año del ocaso de Javier Corral. Después de algunas décadas como representante popular, diputado, senador y gobernador de Chihuahua, podemos estar frente al fin de su carrera política. Muy lejos quedan ya sus aspiraciones a la presidencia de la república para 2024, la preocupación, más bien, de Corral y del viejo régimen es garantizar la supervivencia de sus principales institutos políticos (PRI, PAN) ante el pronosticado castigo popular que se viene. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!