junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
miércoles, 3 febrero, 2021
La rusofobia
  • Actualidad

La rusofobia

Parece que para un sector de la opinocracia y la vida pública nacional la guerra fría no ha terminado. 

Recientemente se anunció el acuerdo por el que México adquirió 24 millones de dosis de la vacuna Sputnik V y no he dejado de leer —tanto en redes sociales como en espacios de opinión— mentiras plagadas de juicios de valor que no se apegan a la evidencia científica o demuestran siquiera una mínima comprensión geopolítica. Más bien, parece que con sus filias y fobias quieren emitir juicios sumarios para demostrar un punto —de carácter más bien político— carente de cualquier sustento. Ha sido francamente vergonzoso. 

Vámonos a los hechos. México adquirió dichas dosis buscando adelantarse a lo que a muchos otros Estados les ha pasado: quedarse atrás en la fila de opciones de vacunas altamente eficaces y seguras. Sputnik V se suma a un amplio portafolio de vacunas adquiridas por México como Pfizer, Astra Zeneca, CanSino o Covax que, con sus propias ventajas y desventajas, suman más 170 millones de dosis aseguradas. Nada mal. 

Durante los últimos días, leí con mucha preocupación a Senadoras como Lilly Téllez escribir que “México no necesitaba vacunas chafas” y que “el Gobierno la había comprado por barata”. Nada más alejado de la realidad por parte de nuestra delirante Senadora, que parece haber quedado atrapada en un ‘gulag’ siberiano en mitad de la Guerra Fría. Hoy quiero escribir para establecer por qué sus declaraciones son irresponsables y hasta criminales. Veamos.

La opinocracia de Twitter neoliberal exigía con fuerza y furia que Sputnik V no se comprara hasta que la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos, la Unión Europea o que incluso la OMS aprobara dicha vacuna. En primer lugar, demuestra poco conocimiento geopolítico creer que Estados Unidos dará su venia a una vacuna rusa, o que la OMS siquiera aprueba vacunas. Más bien, fueron las filias y fobias personales de muchas y muchos hablando para intentar golpetear: esa es la verdad.

En segundo lugar, demorar la compra —como sugería la cúpula de potentados aspirantes a epidemiólogos—habría sido un terrible error. Dicha acción habría retrasado la entrega de una vacuna que demostró ser segura en todo momento, que cuenta con una inédita facilidad de almacenamiento, que tiene uno de los precios más bajos del mercado y además cuya eficacia está entre el 91% y 100% en casos graves. Esto sin considerar el 87% de eficacia que provee una sola dosis. Las características anteriormente mencionadas la hacen idónea para un contexto como el de América Latina, donde debemos decir, la logística nunca ha sido nuestro mayor fuerte y contamos con recursos económicos muy limitados para vacunar a una gran población.

Hoy, sabemos que la COFEPRIS ha autorizado su uso de emergencia, lo que nos permitirá iniciar con la estrategia de vacunación masiva a adultos mayores. Sabemos también que esta vacuna cuenta con muchas ventajas comparativas -ya mencionadas- respecto a otras opciones en el mercado, principalmente en logística y precio. Los estudios publicados correspondientes a la fase III no dejan lugar a duda y desmienten a la Senadora Lilly Téllez como una ambiciosa poco lúcida que intentó hacer politiquería con un tema de salud. Tampoco hay lugar a duda que, en la administración pública, ir un paso adelante es fundamental, y que México tendrá por tanto la capacidad de vacunar a su población a la brevedad dentro de sus capacidades institucionales, geopolíticas y regionales.

Quedaron en ridículo quienes intentaron emitir juicios a una vacuna por críticas a un régimen político o una ideología en especial. Quedaron en ridículo pues fueron incapaces de analizar que, en el concierto internacional, la obsesión científica y tecnológica ya no es la carrera espacial o la conquista de nuevos planetas, sino la batalla por una vacuna para salir adelante en una pandemia que, como diría Gramsci, se enfrasca en un mundo que no termina de morir, y en otro que no termina de nacer: donde nacen los monstruos. Quedaron en ridículo pues emitieron juicios sumarios que se vieron superados por la evidencia científica y un gobierno ávido por adelantarse a las trabas propias de la geopolítica. En recientes días, vimos como la rusofobia sirvió tan solo para asegurar que algunos siguen moralmente derrotados, y no solo eso, sino muy poco estudiados. 

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO