junio 13, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 4 febrero, 2021
Nuevos bríos
  • Actualidad

Nuevos bríos

Hay respiros suspendidos para liberarnos, hay suspiros contenidos que necesitamos para aclararnos, para limpiarnos y reflexionar sobre los caminos que estamos tomando. Treguas para entender que más allá de la política, las sociedades y la vida pública, debemos prestar atención a los acontecimientos que vivimos, analizar a detalle lo simple de las 18 horas aproximadas que estamos derrochando día con día, analizar lo cotidiano, estar presentes en el momento que nos encontramos y poner los pies en la tierra. El ser humano necesita una pausa de la familia, la política, la religión, el fútbol, el amor, las relaciones personales, las noticias, las historias, hasta de los memes, o al menos existimos personas que, de vez en cuando, necesitamos replantearnos y preguntarnos absolutamente todo.

El desgaste del pensamiento existe. La saturación de la información en estos días de claustro voluntario (y no tanto) contribuye a que en algún punto de nuestras vidas modernas, llenas de tecnología que nos bombardea con contenido a todas horas, nos sintamos rebasados y no sepamos escudriñar la verdad de lo que lo es a medias, o de lo que es una total mentira. El cansancio informativo nos afecta al grado de llegar a dudar de lo que creemos; nos hace perder el rumbo, se nubla nuestra visión, no entendemos el porqué de todo. Extraviamos la brújula y ahí es cuando paramos en seco y nos ponemos por fin a entender, ya que todo parte y todo se resuelve de y para el entendimiento.

Hace un año estábamos empezando una travesía inimaginable; era el comienzo de lo que ahora llamamos “nueva normalidad”, que ya de nueva no tiene nada y de normal mucho menos. Hace un año desde este febrero que empezaba uno de los retos más grandes que ha enfrentado la humanidad y, por ende, nuestro país. Justamente la reflexión personal nace y se nutre gracias a todo lo que hemos vivido en este año pandémico, donde nos hicimos seres más autónomos, más autodidactas pero también más lejanos del uno con el otro. Esta reflexión revolucionaria se deriva sobre todo de lo que he observado como resolución y respuesta para poder salir adelante de todas las limitantes que se nos han puesto en esta crisis sanitaria. Este accionar personal, ciudadano, humanístico y gubernamental es lo que me ha hecho sentir esta renovación, estos nuevos bríos que me impulsan como individua a querer nuevamente comunicar.

Ahora con una mirada más global, con una perspectiva del exterior, viviendo la crisis desde distintas aristas, con una apertura de ideas y razones que solo dan la reflexión y el tiempo de análisis, llega la invariable conclusión:

La vida es simple; el ser humano cuenta con razón y libre albedrío; las pandemias arrasan; los gobiernos son imperfectos; las familias se sostienen, resisten y construyen a México; el oportunismo aparece; la rapiña existe en todas las esferas públicas, pero más en la oposición; la desinformación prolifera; la verdad es una joya y las joyas son escasas en la política, pero si encuentras una veta de verdad, iluminará tu existencia completa.

Arrancamos con la convicción más firme que nunca. 
 

Relacionado

cooes

Avanza la reducción gradual y eventual eliminación del uso de glifosato

"El Soberano"

12 junio
af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO