junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
lunes, 8 febrero, 2021
El síndrome de Hubris
  • Actualidad
  • , Actualidad

El síndrome de Hubris

El síndrome de Hubris fue investigado de forma académica por David Owen, ministro en el Gobierno laborista de James Callaghan, y el psiquiatra Jonathan Davidson. La palabra tiene su origen etimológico del griego “hybris” que se refiere a un acto en el cual un personaje poderoso se comporta con soberbia, arrogancia y autoconfianza lo que lo lleva a actuar fuera de toda lógica. Por su parte, Owen lo consideró como una condición de la personalidad que es adquirida de manera circunstancial, ya que resulta ser diferente de la mayoría de los trastornos de la personalidad descritos en psiquiatría. Este patrón de comportamiento se desarrolla con mayor frecuencia cuando el personaje aspira a un segundo periodo de poder. 

En las elecciones de 2006 hubo fraude electoral, de eso no hay dudas. Todas las pruebas, evidencias y testimonios dan esa certeza de ello. Además, el excandidato presidencial priista Roberto Madrazo, hace relativamente poco, reconoció que en las elecciones de 2006 sí existió un fraude para beneficiar a Felipe Calderón. Por lo que se sabe que meses antes de las elecciones en Los Pinos se pactó no solo quien ganaría las elecciones de ese año, sino las elecciones del 2012, donde se acordó que el PRI regresaría al poder, violando y atropellando la democracia, la dignidad y el futuro de millones de mexicanos. Todo esto para que se consagrara el poder en un grupo compacto de intereses creados para terminar de concretar las privatizaciones faltantes y así enriquecerse a través del Pueblo.  

El síndrome de Hubris que padece Felipe Calderón ayudó en gran parte a que esta pesadilla terminara y no fuera posible que les funcionara un nuevo fraude electoral en contra del entonces candidato a la presidencia, Andrés Manuel López Obrador. Ya que, si algo es cierto, es que ‘las elecciones no solo hay que ganarlas, sino que te den el triunfo’. Siempre he considerado que la soberbia y enfermedad de poder que tiene Calderón provocó la división del grupo de poder que estaba acostumbrando no solo a levantarle la mano a quien les convenía o con quien negociaban, sino también a prohibirle que llegara al poder quien les pudiera quitar sus privilegios y negocios. 

¿Cómo comenzó todo? Al finalizar su sexenio, Felipe Calderón con el apoyo de la gran mayoría de los medios, dejaron una imagen pública enaltecida y de gran estadista, sepultando por completo cualquier crítica o negativo a su sexenio. Este mensaje fue acogido por sus simpatizantes y por aquellas personas que son fácilmente manipulables, ya que viven en otra realidad. Aunque realmente se maximizaban en el Pueblo mexicano los reproches y negativos en contra de él, Felipe, siendo un personaje ególatra y acomplejado por su estatura , se creyó las mismas mentiras que falsamente lo describieron. Por eso, en el 2017 cuando vio que al interior del PAN no se beneficiaba su esposa para ser la próxima candidata a la presidencia, comenzó una disputa interna con desplantes de grandeza—me llegó a comentar un exmilitante de Acción Nacional, que les dijo: “¡Aprovechen mi popularidad!”, “¡Soy el mejor presidente de México!”, “Si ven a Margarita en la boleta es como volver a votar por mí, entiendan”.

Por lo que Margarita Zavala tuvo que acatar y seguirle el berrinche a su marido Felipe Calderón, y el 6 de octubre de 2017 en un video presentó su renuncia después de 33 años de militancia, atacando la democracia interna del partido y sobre todo a Ricardo Anaya.

Aunque todos sabemos que lo que realmente quería Felipe Calderón era que el PAN cumpliera con su voluntad al pie de la letra para que fuera ahora el turno de su esposa, Margarita Zavala, pues en su mente solo ella podría ganarle a AMLO. Su síndrome se hizo presente, haciéndose ver su soberbia y arrogancia. 

Sin embargo, fue tal su ambición de poder que ayudó a que Margarita fuera candidata independiente a la presidencia. ¿Cómo lo logró? Aún están las múltiples evidencias de irregularidades y sospechas de la trampa para que lo lograra, al igual que hizo el fraude en el 2006. Pero no solo eso, Calderón quería darle una lección al panismo para que vieran que ella iba a ser la próxima presidenta de México, y se iban a arrepentir.

Ya sabemos cuál fue el resultado. A finales de marzo de 2018 comenzó la campaña para la presidencia de México, después de la desastrosa participación de Zavala en el primer debate y ver que las encuestas que hicieron unca rebasarían el 6% de las preferencias, prefirió dejar la contienda. Esto, sin duda fue el primer baldazo de agua fría al ególatra de Calderón, aunque seguramente y típica negación de un personaje con el síndrome de Hubris quienes se niegan a perder o al rechazo, puso por delante muchos pretextos y excusas.

Seguramente uno de los pretextos es que no tenía el respaldo de un partido político. Por lo que el matrimonio Calderón-Zavala buscó la formación de su nuevo partido político, para desbancar al PAN y que se sumaran al partido que ellos fundaron.  Para los primeros meses del 2020 lograron acreditar la realización de más de 20 asambleas y de forma irregular mostrar afiliaciones y donativos para el registro de México libre como partido político. En consecuencia, el INE no permitió su registro por no comprobar recursos que habían recibido. Por lo que nuevamente Felipe Calderón tuvo que hacer uso de mecanismos ilícitos e irregulares para lograr sus pretensiones, aunque esta vez ya no corrió con la misma suerte. 

Esta historia de ambición desmedida y fracaso termina de la manera más intempestiva, ya que para fortuna de la dupla Calderón-Zavala, el PAN no tiene dignidad porque ya la perdió hace mucho, a pesar de que Felipe los atacó e intentó destruir. Ahora, ante el desabasto de personajes nuevos, buscan la reconciliación para ir juntos con la coalición “Va x México” PRI-PAN-PRD, quien siempre simularon ser “adversarios” y que ahora se unen para buscar recuperar los privilegios, tráfico de influencias y corruptelas que les quitaron tras la elección de 2018.

El síndrome Hubris no encuentra de razonamientos, ni lógicas para llegar al poder. No importa que exista evidentes contradicciones, lo que les interesa a las personas que tienen ese síndrome es regresar a alimentarse del poder y recuperar las reverencias que perdió.

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO