Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
lunes, 8 febrero, 2021
  • Actualidad
  • , Actualidad

Entre mesas y simulaciones

Una parte importante de gobernar con vocación de servicio es saber tender los puentes necesarios de comunicación con el Pueblo. En la lógica de los gobiernos justos y populares, gobernar para todos y todas es una primicia irrenunciable que necesita de la colaboración constante de la gente, al igual que de sus representantes. 

Desde la perspectiva de los gobiernos neoliberales –o lo que conocimos en México como el viejo régimen- la interlocución con el Pueblo era prácticamente nula. Ni en manifestaciones, ni en necesidades básicas había comunicación del Pueblo con el gobierno y sus gobernantes. La mínima comunicación que había era con los ya poderosos y privilegiados; estos eran algunos de los representantes del poder económico del país, con quienes se prestaban a favoritismos, compadrazgos y corruptelas para lucrar con el poder público. 

Está lógica de poca comunicación directa con el Pueblo y mucha simulación sigue vigente en Jalisco bajo el mandato de Enrique Alfaro, quien llegó al poder con un sinnúmero de promesas de cambio, las cuales a los pocos meses de iniciado su gobierno traicionó o anunció desestimadas. 

Jalisco es un estado sumamente golpeado por la inseguridad y los malos ejercicios de gobierno; aunque su población es fuertemente crítica, activa y participativa, los espacios de interlocución se han visto disminuidos aún más que en los peores gobiernos del PRI y del PAN. 

Durante el ejercicio de gobierno de Enrique Alfaro se han dado espacios privilegiados a personajes cercanos al gobernador o a autoridades locales emecistas, mismas oportunidades que se verían mejor desarrolladas en pluralidad y con mayor apertura a diferentes actores del estado. 

Para disimular y simular esta poca apertura, el gobernador ha implementado las famosas “mesas” de diálogo, un ejercicio bastante opaco con el que vende en medios de comunicación que se atienden los temas o se abre el diálogo con ciertos sectores de la población, pero que en realidad no han funcionado como tal.  

Como ejemplo tenemos la mesa instalada para atender el tema de las violaciones a derechos humanos y levantones durante las manifestaciones por Giovanni López, sobre la cual se reveló que únicamente utilizaron a las víctimas para aparentar atender el tema. Está también la mesa de reactivación económica que no ha servido para darle diálogo a los muchos sectores económicos del estado, mucho menos a pequeñas y medianas empresas. Otro ejemplo es la mesa de seguridad, que a inicios de su mandato se negaba a trabajar con autoridades federales y delegados correspondientes. Menciono asimismo a la mesa con colectivos de familiares de víctimas de desaparición ya que, desde el Congreso local y el gobierno estatal, no han querido darles suficientes espacios de interlocución, mediación o cause a dichos grupos para avanzar en las leyes sobre desaparecidxs que necesita el estado. 

Y como muestra más emblemática de la simulación y el talante de bravucón que maneja el gobernador, tenemos la mesa del pacto fiscal. Una iniciativa que surge después de la queja de los gobernadores de la Alianza Federalista por los presupuestos de sus estados, que con mentiras y artimañas politiqueras han querido manejar el tema para modificar o mandar en el presupuesto de toda la nación. 

La mesa instalada en Jalisco, “buscaba” crear un diálogo sobre la importancia de modificar el Pacto Fiscal (que inicialmente la propuesta había sido manejada por el gobernador como la salida de Jalisco del pacto federal; es decir: la salida del estado de la federación), al igual que la propuesta de una consulta popular sobre el tema. 

Sin embargo, el desarrollo de dicha mesa ha dejado mucho que desear. Mientras la conforman personajes cercanos al gobernador -quienes se ha revelado han sido proveedores del partido emecista y de sus gobiernos-, nunca se consideró con seriedad convocar a sectores plurales o a más especialistas en el tema. Por otro lado, la misma mesa, a un mes de consolidada, no ha informado de sus avances, discusiones o acuerdos. 

Como tal, sería interesante generar la discusión sobre una modificación del pacto fiscal. Obviamente esto debería realizarse en las instancias más adecuadas para tal reforma: el Congreso de la Unión. Desgraciadamente, se ha utilizado como un argumento electorero para crear confrontación con el Presidente de la República y no para proponer modificaciones o discusiones que podrían ser avances democráticos para el país y los estados. 

Al final del día, nos enfrentamos con un tema más que se olvida en la agenda mediática del gobernador y que desgraciadamente vuelve a cerrar las puertas para generar discusiones interesantes y profundas en el debate público local.  

A diferencia de otras mesas, la del pacto fiscal no tendrá mucho efecto en la realidad de muchos jaliscienses, pero otras mesas -como la desaparecidxs o la de reactivación económica- siguen perjudicando al Pueblo, mermando el desarrollo democrático en el ejercicio de poder de la autoridad del estado, lo que obstaculiza la posibilidad de atender problemas tan sensibles para la gente de Jalisco. 
 

Relacionado

eve

Próximos legisladores se reúnen con Evelyn Salgado

"El Soberano"

18 junio
cuartoscuro_815128_digital-1024x680-1

Subsecretaría de López-Gatell cambiará de nombre y tendrá más atribuciones

"El Soberano"

18 junio
image_large-2

A pesar de campaña en su contra, Bartlett no permitirá destrucción de CFE y seguirá defendiendo la Soberanía energética

"El Soberano"

18 junio
AMLO-METRO-LINEA-12

No me corresponde señalar culpables sobre tragedia de la L12 del Metro: AMLO

"El Soberano"

18 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO