junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 11 febrero, 2021
  • Actualidad
  • , Actualidad

Kamala y el feminismo blanco

"Si bien soy la primera mujer en ocupar este cargo, no seré la última", "Porque cada niña que nos esté mirando verá que este es un país de posibilidades". Así fue como la primera vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, asumió el poder con la misma receta y guion con el que Barack Obama implantó su popularidad. 

Si bien la política exterior no es determinante en varios países para definir preferencias electorales, en este caso, un país como Estados Unidos -con una política imperialista y colonizadora-, que ha hecho de las guerras y “lucha contra las drogas” el más grande de sus negocios, sí tiene impacto y precedentes para los votantes. 

Serían innumerables los casos de mujeres ocupando cargos relevantes sin consciencia de clase y sin una política feminista. Quizás el más representativo sea el de Margaret Thatcher, la ideóloga y ejecutora de un modelo liberal capitalista sumamente radical, razón por la cual se ganaría la animadversión de la clase trabajadora, sobre todo del sector inmerso en el movimiento sindical. No sólo tenía enemistad con el Pueblo, sino también con el partido opositor y hasta con algunos miembros del suyo, a causa de sus políticas impopulares y el centralismo de sus decisiones. Ella era abiertamente una política conservadora, no tenía empacho ni interés en simular lo contrario. Sin embargo, en el caso de Kamala, la campaña de marketing ha sido tan exitosa que, en el país con más migración en el mundo y uno de los más poblados, ha priorizado a las “minorías” sobre las mayorías y se ha popularizado tan exitosamente su discurso que incluso ha ganado simpatías en el exterior. Ha sido usada de “ejemplo” para demostrar como una mujer de origen negro e hindú se ha abierto camino en un país de blancos pese a las dificultades. 

Este discurso ha sido particularmente eficaz para la sociedad más consumista del mundo, los mensajes de movimientos como “Black lives matter”, sin demeritar su importancia y su fondo, fueron motivo de desestabilización del gobierno anterior -que no había sido distinto de los anteriores- y han  señalado la racialización y discriminación que siempre ha existido en Estados Unidos. No podríamos negar que quizás sean ciertas las dificultades que ha padecido, pero hubiera sido imposible que llegara a donde está si no replicara el fondo del modelo capitalista y los intereses de clase. Las élites pueden acoplarse y armonizarse con ciertas causas siempre y cuando no toquen su capital y sus intereses, y podrán permitir la entrada de alguien negra y de una mujer, pero nunca de alguien que revolucione en el fondo. 

Mucho se ha dicho sobre la diferencia que hay entre hacer política feminista y que las mujeres ocupen espacios de poder. Lo primero significa terminar con las estructuras patriarcales y lo segundo es tener una representación de forma. Lo primero representa un atentado contra los intereses del imperio, mientras que lo segundo genera una peligrosa confusión, como dijo Sabina Berman en una entrevista que le hizo Olga Wornat: “un detalle las ha confundido especialmente. Las mujeres de la derecha han adoptado una retórica feminista, achatándole las metas y mezclando su ambición personal con la de todas las mujeres dentro de un supuesto ‘nosotras’. El poder significa poder ser buenas o ser malas. El poder ha implicado que hay más médicas y también, más criminales hembras”.

En el imaginario patriarcal, las mujeres por el hecho de ser mujeres tienen la obligación de ser tiernas o tener cualidades maternales y casi celestiales; trasladar esas cualidades a la escena política es parte del machismo y sexismo que ha prevalecido. Si Kamala Harris sonríe en público, tiene el beneplácito del Pueblo y de sus semejantes porque es justamente lo que se espera de las mujeres, que tienen en todos los aspectos de su vida la obligación de ser encantadoras. Vivacidad y alegría es la actitud que se espera ver en cada conferencia y en cada discurso. Por otro lado, entender que la política feminista va más allá de que las mujeres ejerzan el poder no será un reto sencillo. Mirar a las mujeres desde su naturaleza y rasgos propios de los seres humanos -como la violencia o su paz- y separarlo de la incidencia y el ejercicio del poder hará que el movimiento y la sociedad madure. 

Suponer que Kamala -por ser mujer- enarbolará las luchas feministas es reforzar los valores hegemónicos de mujeres “poderosas” y de represión sobre otras mujeres y otros grupos, bajo la frase cliché de que es necesario “inspirar niñas”. Tener una política de guerra y ser pro-pena de muerte no representa la manera de hacer política feminista; usurpar un movimiento no debe ni podrá ser motivo de celebración. Por ejemplo, la ocupación israelí en la franja de Gaza ha causado muertes de mujeres y niñas, misma política que Kamala apoya y su compañero de fórmula, Joe Biden, no solo apoya, sino que se ha negado a reducir el presupuesto de las fuerzas armadas que están ocupando territorios. Esto demuestra entonces que no son las mujeres o las niñas las vidas que importan, sino continuar la política imperialista. 

Es necesario, en consecuencia, reivindicar los movimientos y anteponer los intereses de clase. Las élites se agrupan sin escatimar en cambiar etiquetas o usurpar causas; el feminismo no será excepción. Las niñas quizás deberán inspirarse en las mujeres que tienen más cerca, las que siembran, las que luchan, las que enseñan, las que alzan la voz. 
 

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO