Brozo, la esperanza de nuestro

Brozo, la esperanza de nuestro país

Antes de abordar el tema central de mi artículo de hoy, quiero aprovechar la oportunidad para realizar una aclaración: yo no tengo ningún parentesco con Laura Zapata ni amistad ni nada. Lo digo porque me han estado confundiendo con ella, pero no tengo el gusto. Sin embargo, creo que es una mujer que simplemente está viviendo en un cuerpo que no le gusta y en un país que tampoco. No se en qué colonia viva. A lo mejor es eso. Pero dejando de lado ese detalle, es una abuelita muy graciosa. 

Mi tema de hoy se refiere al brutal ataque al que están sometiendo a Brozo, por haber tenido en sus programas a unas jovencitas en paños menores y aparentar que era un maltratador de mujeres.

Estoy segura de que todo eso ha sido orquestado desde las mazmorras de este señor, porque Víctor es una persona CLAVE para el quehacer nacional. Víctor se ha convertido en alguien sumamente peligroso para el gobierno, aunque nadie se haya dado cuenta y jamás se de cuenta. Pero por eso lo atacan, estoy absolutamente segura. Lo que no saben, es que detrás de este personaje hay una persona sensible, solitaria y muy frágil, que tiene que lidiar con gente muy desagradable (no diré su nombre, pero tiene un pelo rebelde que no se le acomoda. A veces perrea.)

Ahora, yo no entiendo por qué todo el mundo arremete contra él diciendo que esas mujeres eran cosificadas (o ¿clasificadas?, bueno, algo así.) Yo creo que es como dice Gaby Platas: si las contratan para hacer eso, es porque ellas lo deciden, ¿no? O sea, la cosificación es si no te pagan. Pero si te contratan, no te cosifican ellos, te cosificas tú, pero no se lo puedes reclamar a nadie. Yo la verdad ya me hice bolas. Espero que ahora no vayan a comenzar a decir que si las muchachas del clima, que si las edecanes, que si las revistas, en fin, muchas muchachas que se me ocurre que están de adorno en eventos, programas y cosas así. Y que hacen todo más agradable, pero pueden querernos confundir con que son cosificadas. Es como les digo, todo es muy perturbador. Ya no sabe uno qué está bien y qué no. Yo por si las dudas me guío mucho por lo que dicen Diego, Gael y gente de ese medio, porque me garantizan un feminismo que armoniza perfecto con nuestros intereses, bendito dios, y que no siento muy agresivo. Ahora, yo por si las dudas, ya le dije a mi hijo que no vuelva a pedir a su novia que le haga de comer. Puede estar en peligro, porque en Alemania no se andan con cosas. En fin, es dificilísimo todo esto. 

Quiero dejar al final estas profundas reflexiones, sobre el tema: 

No dejemos que el odio se apodere de nosotros y se convierta en un arma permanente contra un hombre que significa la esperanza de este país. No sé en quién están pensando, pero yo hablo de Brozo, porque sin duda alguna representa el patán que todos llevamos dentro. Y ese, no lo podemos perder. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Relacionado

Recibe las noticias más relevantes del día

¡Suscríbete!