junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
martes, 16 marzo, 2021
  • Actualidad
  • , Actualidad

2021: dos visiones, dos proyectos de nación

Este 6 de junio se celebrará el proceso electoral más grande de la historia: se elegirán más de 20 mil cargos públicos. Se renovarán 15 gubernaturas, la Cámara de Diputados, 30 congresos locales y mil 900 ayuntamientos y juntas municipales. Además, se disputará el destino del país en los próximos años, con dos proyectos y visiones políticas distintas: una que prevaleció durante décadas y la otra en proceso de construcción. 

Durante más de treinta años en México prevaleció una doctrina económica impulsada desde Estados Unidos en todo el continente: el neoliberalismo. Empezó desde el sexenio de Miguel de la Madrid y se profundizó durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Durante el salinismo comenzó la privatización de 390 empresas propiedad del Estado, 63 por ciento de las que existían entonces. La apertura del libre mercado llevó a la quiebra a comercios pequeños que no podían competir con los grandes capitales extranjeros, el campo quedó en el abandono y se agravó la desigualdad social que trajo como consecuencia la migración masiva de miles de mexicanos a Estados Unidos, así como el aumento en la pobreza y la violencia.  

El modelo económico y las estructuras de poder continuaron en los siguientes sexenios. Ni la famosa alternancia del Partido Acción Nacional (PAN) con Vicente Fox en el 2000 pudo revertir la situación. Surgió el famoso PRIAN con la alianza Calderón-Peña y se reivindicó con el famoso "Pacto por México" y la aprobación de las Reformas Estructurales durante el peñismo. La debacle de los actuales partidos en oposición (PRI-PAN-PRD) desde 2018 los ha llevado a formar la coalición "Va por México", liderada por el empresario Claudio X. González. 

El principal objetivo de los opositores a la 4T es arrebatarle a Morena el control que tienen en la Cámara de Diputados y escalar posiciones a nivel regional para encarar de una mejor forma las elecciones presidenciales del 2024. Se vislumbra un panorama difícil para este sector del poder político que se benefició de la corrupción y la impunidad que le otorgó el Estado mexicano durante mucho tiempo. 

El proyecto de nación de la 4T viene impulsado desde la izquierda a finales de la década de los 80, se fortaleció durante la campaña sucia y el proceso de desafuero en 2005 en contra de Andrés Manuel López Obrador. En 2018, AMLO supo capitalizar el descontento social y el desencanto por la clase política mexicana que se dedicó al desvío de recursos, el encubrimiento y nexos con el crimen organizado, así como al enriquecimiento personal. Las prácticas de corrupción ‒sobre todo en el sexenio de Enrique Peña Nieto‒ llevaron a la población a elegir la oferta electoral que les ofreció Morena. 

Cuando llegó a la presidencia de la República, López Obrador realizó una serie de lineamientos que se desmarcaban con la continuidad de los anteriores gobiernos. El mandatario dijo que se trataba de "un cambio de régimen”, de una transformación política, económica, cultural y social en el país. La austeridad republicana, el apoyo a cerca de 30 millones de personas a través de diversos programas sociales, el rescate del sector energético nacional, la apuesta por la inversión en el sureste mexicano, la fiscalización de las grandes cúpulas empresariales sin otorgar condonación de impuestos y un gasto disciplinado de las finanzas públicas han sido el sello de la actual administración. 

López Obrador se juega gran parte de su proyecto político en las próximas elecciones, el contexto es adverso ante el panorama de covid-19 y las implicaciones económicas derivadas del confinamiento. Pero la popularidad del mandatario se mantiene cercana al 65% de acuerdo con los últimos sondeos de El Financiero, y Buendía y Márquez para El Universal. El efecto sería positivo para el partido en el poder que ganaría la mayoría en la Cámara de Diputados y alrededor de 12 gubernaturas. Esto se traduciría en un avance en los cambios que pretenda la 4T en la segunda parte del gobierno obradorista. 

2021 será uno de los momentos de mayor tensión política en las últimas décadas. México debe elegir un rumbo, tiene dos alternativas: una encabezada por López Obrador y que lleva dos años construyéndose; la otra, con el poder económico al frente, con Claudio X. González como su rostro visible y que logró una alianza electoral entre los principales partidos de oposición. 
 

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO