junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 25 marzo, 2021
  • Actualidad

Vivir en tiempos de campaña

Las campañas políticas en México siempre son un periodo que da mucho de qué hablar. Para quienes somos apasionados de la política, son semanas que naturalmente nos hacen estar alertas y en tensión, atentos a las propuestas, a nuevos personajes, a grillas y en una búsqueda constante de gente con la cual discutir nuestros pensamientos y sentires al respecto. Quienes no son tan apasionados del tema tienden a estar expuestos a más información sobre asuntos que no son tanto de su interés, tales como debates en redes propiciados por el primer grupo, spots partidistas o distintas campañas mediáticas.

El periodo de campañas está colmado de mucha intensidad. Las y los candidatos —los buenos candidatos— tienen que estar de un lado a otro hablando con la gente para tener un verdadero conocimiento sobre sus demandas e inconformidades; en reuniones constantes con su equipo para evaluar la ruta que se está siguiendo, y listos para responder a cualquier injuria o ataques que se realicen en su contra. Sobre todo, deben poner especial atención a  esto último quienes son representantes de un partido de izquierda popular —Morena en este caso—, ya que las mentiras en su contra y los errores suelen repercutirle más que a las y los representantes de la derecha. Hay un doble rasero que obliga al primer grupo mantener una mayor estatura moral, de lo que claro que se aprovecha el sector conversador. Cabe mencionar que, en lo personal, tal hipocresía no me parece del todo negativa, puesto que mientras que de los segundos ya nadie espera nada, el partido del Presidente sí trae consigo esperanza.

La intensidad no solo permea a las y los candidatos, sino también a las y los votantes; no importa a cuál de los grupos mencionados en un inicio pertenezcamos, todas y todos nos vemos de alguna forma inmersos —al menos un poco— en el mundo de las campañas. Ya sea escuchando un spot partidista mientras vamos en el coche; mencionando a la hora de la comida qué nos parece cierta política pública; leyendo en Facebook o Twitter —aunque sea con morbo— algún intercambio entre conocidos; oyendo a un candidato que viene a tocar nuestra puerta; buscando artículos de opinión; leyendo los comentarios de alguna tía en el grupo de la familia; en memes, y un largo etcétera. Hay quien evita estas discusiones y hay quien las procura activamente, lo importante es que todos están conscientes de una cosa: estamos en campañas. 

Todo parece indicar que las que están por iniciar en una semana resultarán particularmente interesantes, no solo porque se espera que participen 93 millones de electores y porque serán las más grandes en la historia de México —hecho ya de por sí impresionante—, sino porque está en disputa la Cuarta Transformación. Aquí se definirá si el movimiento obradorista podrá dar pleno avance a su agenda para continuar con la serie de reformas y proyectos de ley que se tienen pensados —para el cual se requiere la mayoría en ambas cámaras—, o si se verá trastocado. 

Vivir en tiempos de campaña no es cualquier cosa, siempre suele respirarse tensión en el ambiente. Sin embargo, las que se avecinan nos requieren más activos, conscientes de la historia del país e informados que nunca, ya que los partidos de siempre harán uso de toda la maquinaria y artimañas que tengan a su disposición para evitar que el Presidente consiga la mayoría federal y local que lo respalde. Están jugándose su existencia, y en esa desesperación, estarán dispuestos a mentir, calumniar, intentar comprar voluntades y quién sabe a qué más. No me gustan las dicotomías, no suelo creer en ellas, pero como votantes —sobre todo si pertenecemos al grupo de los que son más activos políticamente—, tenemos que estar conscientes de que en esta ocasión solo hay dos caminos a tomar: el de refrendar un gobierno que verdaderamente atiende las necesidades de las mayorías, de las y los que han sido dejados de lado a lo largo del tiempo; o de fortalecer a las élites políticas y económicas de siempre, quienes ya sabemos de facto que quieren el poder para servirse, no para servir al Pueblo.
 

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO