junio 12, 2021

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
lunes, 29 marzo, 2021
  • Actualidad

Herencia del neoliberalismo en México

Por: Adrián Martínez

“Me acuerdo, no me acuerdo: ¿qué año era? 1º de enero de 1993, día en que entró en vigor una nueva unidad monetaria para la república mexicana nombrada “nuevo peso”, el cual retiraba tres ceros a la anterior, de modo que $1,000.00 de 1985 se convertían en $1.00 (un) nuevo peso. 

Con la entrada de los nuevos pesos, se facilitaba la comprensión de grandes cantidades monetarias y las transacciones de dinero, se optimizaron los sistemas de cómputo y registro contable. Buena decisión del gobierno salinista, ¿no? Nada más alejado de la realidad.

Pero para comprender, necesitamos retroceder en el tiempo, hasta 1976. José López Portillo asumió la presidencia en medio del desastre que su predecesor, Luis Echeverría Álvarez, le había heredado: el déficit fiscal era colosal y el desempleo, la inflación y la deuda externa crecían a dimensiones desmedidas. A diferencia de su antecesor, López Portillo practicó la austeridad durante 2 años, pero poco después y al descubrirse nuevos yacimientos petroleros y la alza al precio del barril, López Portillo comenzó con prácticas de despilfarro y desmesura, y colocando a familiares en puestos de la administración pública. No obstante, sus planes no salieron como deseaba: en 1981 el precio del petróleo bajó, PEMEX adquirió una deuda histórica que el país era incapaz de solventar y exorbitantes cantidades de capital que salieron del país, retiradas por inversionistas. Sin embargo, el presidente, como un "macho" ejemplar, se negó a devaluar la moneda mexicana: —A los desposeídos y marginados, a los que hace 6 años les pedí un perdón que he venido arrastrando como responsabilidad personal— dijo con una voz quebrada por las lágrimas López Portillo.

A mitad del sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado, México se enfrentaba a una serie de problemas económicos que habían devaluado el valor del peso, porque en 1985 se distribuyeron las monedas y billetes con denominaciones de miles de pesos ($1,000, $2000, $5,000, $10,000, $20,000, $50,000 y $100,000) para hacer frente a la inflación de precios. Es decir: las cosas aumentaron su valor monetario, por lo que hacía falta más billetes y monedas para comprar los productos cotidianos. Para 1987, la inflación en el país había subido 137% , la cifra más alta hasta ese entonces. 

En 1973, un kilo de frijol costaba $1.5 pesos; para 1992m $2,300 y en 1993 $2.3 pesos, ¿cómo pasó de $1.5 a $2,300? Tal vez ya no se pague con billetes de $1.000, pero lo cierto es que nunca bajaron los precios; son iguales, pero el punto con tres lugares a la izquierda. Ese es el legado del neoliberalismo en México.


@martinezarana_
Zurdo de mano y de pensar; primate; lector y escritor; hijo del maíz.

Relacionado

af7f51fd-138b-47c9-a32e-e1c4aaf08eca-1

Las cinco noticias más importantes de la semana para los obradoristas, del 5 al 12 de junio

"El Soberano"

12 junio
Captura de pantalla (329)

La epidemia no se ha acabado: Hugo López-Gatell

"El Soberano"

11 junio
bettt

Beatriz Mojica recibe constancia de Diputada Local electa en el Distrito 05 de Acapulco

"El Soberano"

11 junio
navarro

Juan Echeagaray a la Secretaría General de Gobierno, anuncia el Doctor Navarro

"El Soberano"

11 junio

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO