La concentración de agua y tierra en pocas manos pone en riesgo el pago del Tratado de 1944 y la seguridad alimentaria

compartir

La concentración de agua y tierra en pocas manos pone en riesgo el pago del Tratado de 1944 y la seguridad alimentaria

Por El Soberano | viernes, 11 de septiembre del 2020.

El clima árido que predomina en el estado de Chihuahua hace necesario un manejo eficiente del agua, particularmente en el sector que más consume este recurso natural: el agrícola. Sin embargo, el panorama de producción de alimentos no ha sido el correcto en este estado, pues se han privilegiado cultivos perennes y altamente demandantes de agua, como el nogal y la alfalfa. Por ejemplo, en el ciclo agrícola 2011-2012 la superficie sembrada de estos productos por el Distrito de Riego 005 Delicias llegaba al 42% de sus cosechas; para el ciclo 2017-2018 creció a 62%.

Dichos cultivos no solo contribuyen a debilitar la seguridad alimentaria de nuestro país −que presenta déficit en la producción de granos básicos como trigo y frijol−, sino que promueve la concentración de la riqueza en pocas manos. Las nueces por ejemplo, son básicamente un producto de exportación y el consumo nacional está dirigido a los estratos económicamente superiores. La alfalfa y el nogal son altamente demandantes de agua, mientras que el trigo y el frijol ocupan promedios de riego significativamente menores.

En otras palabras, en el estado Chihuahua el uso del agua no responde a la escasez natural del recurso. Existe una clara tendencia a privilegiar los cultivos que requieren agua durante todo el año, situación que contrasta notablemente con la naturaleza árida del estado. Este manejo ha concentrado la riqueza derivada de la agricultura en pocas manos, sin que los beneficios lleguen a los que más lo necesitan.

La mala planeación agrícola y la inacción de la autoridad estatal para frenar esta tendencia han provocado el agravamiento de la escasez de agua. A pesar de ello, los productores han tenido asegurado el abasto de agua para sus cultivos. Las extracciones que el Gobierno de México ha realizado para contribuir al pago del Tratado de 1944 se han llevado a cabo garantizando en todo momento que se mantenga el agua necesaria para la continuidad de las actividades productivas, incluida la agricultura.

Por El Soberano | viernes, 11 de septiembre del 2020.

Comentarios