Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
IMG-20211014-WA0000

Acapulco, el futuro de la salud en México

Al inicio de su gobierno, el Presidente López Obrador dio a conocer los 100 compromisos prioritarios de su sexenio. El número 54 enunció descentralizar al gobierno federal y ubicar a las secretarías en distintos estados de la república.

La Secretaría de Turismo se trasladaría a Chetumal, Quintana Roo; la del Medio Ambiente, a Mérida, Yucatán; Pemex, a Ciudad del Carmen, Campeche; la de Energía, a Villahermosa, Tabasco; la Secretaría de la Función Pública a Querétaro; la del Trabajo, a León, Guanajuato; Desarrollo Urbano, a Pachuca y la Secretaría de Salud a Acapulco, entre otras.

Cada uno de esos estados cuenta con cualidades estratégicas para instalar cada una de las Secretarías; algunas de ellas ya mantienen operaciones fuera de la Ciudad de México y otras siguen en su proceso de traslado, como la Secretaría de Salud.

A partir del 3 de octubre del presente año, sus titulares —los de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, de la Unidad de Análisis Económico, de la Unidad de Administración y Finanzas, las oficinas del secretario y el Insabi— comenzaron el movimiento de sede; la reubicación del personal de las demás áreas será de manera progresiva.

Este proceso se llevará a cabo de manera voluntaria, sin afectar a los trabajadores al servicio del Estado; por el contrario, tendrán oportunidades para la adquisición de viviendas, educación para sus hijos, atención médica y seguridad social.

Mover a la Secretaría de Salud es un motor de desarrollo para la región. Guerrero es uno de los estados con mayor índice de pobreza y un sistema de salud deficiente; Acapulco y sus 3 hospitales más importantes no se dan abasto para toda su población, como en la mayoría de los estados de la república.

En diciembre de 2020 se dio un gran paso al modificar la ley para que los servicios de salud del sistema federal se brindasen de manera gratuita para aquellas personas sin IMSS o ISSSTE, pero todavía falta mucho. La burocracia para hacer este trámite dura desde 1 hasta 2 horas al llegar los hospitales.

No hay todavía una base de datos unificada donde los administrativos puedan consultar esta condición de los pacientes, retrasando el tratamiento de la gente no importando que sean pacientes de urgencias. La secretaría de salud tiene que poner especial atención en este aspecto que es fundamental para mejorar los tiempos de atención en los pacientes.

Ya veremos cuáles serán los cambios de nuestro sistema de salud desde la cálida tierra de Acapulco, mi tierra.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado