Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
IMG-20210914-WA0024

Catarsis

Por: Hernán Garza

y el mayor de mis hijos…

Está disponible en la plataforma Netflix la versión restaurada de la extraordinaria película “La Historia Oficial” (1985), ganadora del Oscar a mejor película extranjera en la que se desarrolló un tema muy conmovedor, y hasta ese momento oculto para una gran parte de la población: el robo de bebés durante la dictadura militar argentina (1976-1983).

Una de las mejores escenas  es un almuerzo donde el protagonista de la película recibe una serie de reclamos de su padre, primero con indirectas, luego entre bromas y finalmente de manera frontal e inequívoca: “…todo el país se fue para abajo, solamente los hijos de puta, los ladrones, los cómplices y el mayor de mis hijos se fueron para arriba…”

La escena es durísima porque confronta en la sobremesa de una comida familiar a quienes perdieron casi todo, menos su dignidad, con quien ha conseguido lo que ha querido, hasta una hija, por su complicidad con el régimen.

Sin embargo, es una catarsis que nos haría muy bien experimentar en México, ya que si bien los procesos que se están iniciando a partir de voluntad expresada en la Consulta Popular del pasado 1º de agosto nos ayudarán a ventilar las razones, consecuencias y los beneficiarios directos de las políticas públicas del período neoliberal, como sociedad deberemos hacer las paces con sus cómplices que están presentes en nuestro entorno familiar, social y profesional.

Estoy hablando tanto de funcionarios públicos como de ejecutivos de empresa, de profesionales de despachos de auditoría o de asesorías fiscales, de peritos y abogados, de académicos y de comunicadores, de representantes sindicales, de jueces y magistrados, de líderes religiosos.

Hablo de quienes por su posición convalidaron dictámenes técnicos, avalúos fraudulentos, contabilidades creativas, contratos de protección laboral, análisis de impacto sesgados; de quienes ocultaron deliberadamente información relevante, y de quienes engañaron a sus audiencias, a sus feligreses, a sus clientes, pero que sabemos nunca podrán engañarse a sí mismos.

En la película vemos que es la estatura moral del padre la que le permite reprochar al hijo, frente a su mujer y sus hijos, su madre, su hermano y los tres sobrinos y es tan mala la defensa que hace que lo único que logra es el repudio de toda su familia.

Si no queremos que la historia se repita, si anhelamos una vida pública más digna, nos corresponde ahora plantar cara con bromas o indirectas a estos cómplices que se nos presentan en forma de conocidos, colegas, vecinos, amistades, parientes y si fuera el caso tener la ascendencia para reprochar “a cualquiera de nuestros hijos” …


@hernangarzav
Nací zurdo, pero aprendí a la fuerza a escribir con la derecha. Fui el primer titular del Registro Nacional de Víctimas de la CEAV.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado