junio 12, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
lunes, 31 mayo, 2021
Pluma-patriotica

¡Cerramos filas en torno al proyecto de ya sabes quién!

El proceso político que vivimos en México se puede sintetizar en la lucha por un proyecto de nación. Por un lado, está el de los trabajadores y pobres en general; por otro, el que únicamente atiende a grupos de intereses creados bajo la sombra neoliberal.  A pesar de la permanente campaña mediática desplegada por los sectores conservadores sobre “los peligros” que implicaría un gobierno democrático-popular, los resultados de la misma política neoliberal impulsaron el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador y Morena. Sin embargo, este proceso de degradación socioeconómica producido por el neoliberalismo debe ser acompañado por una contraofensiva en el terreno de las ideas.

Las modificaciones a la Constitución en lo que corre de este sexenio limitan los esquemas de negocios de los cuales se beneficiaron empresarios y políticos. Tan sólo en materia energética se reformó la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos, buscando quitar subsidios a empresas privadas y poner piso parejo a la competencia productiva y comercial dentro del país. La regulación a la subcontratación laboral y el incremento al salario mínimo son medidas fundamentales pues se nos están regresando derechos a los trabajadores, despojados como medida para contrarrestar la caída de la cuota de ganancia inmanente al sistema capitalista. Las becas para estudiantes y pensiones para adultos mayores son derechos constitucionales y se suman a un despliegue de la política popular para los sectores populares y la clase trabajadora.

El robo a la nación, velado y otras veces fraguado corruptamente desde instituciones y cargos públicos, creó un modelo de vivir a costa de lo público. Así, empresarios nacionales y extranjeros se beneficiaron corrompiendo y comprando a diputados, senadores, gobernadores y políticos en general… Es más, la experiencia reciente nos muestra el grado de penetración de estos grupos en las altas esferas políticas al imponer en 2012 a su presidente. Esta actitud, de poder corromper y ser corrompido —vieja usanza del priismo—, fue sembrada, aceptada, tolerada y reproducida en medios de comunicación que frivolizaron la corrupción y generaron una opinión pública que normalizó la idea de “triunfar a cualquier precio”.

Contra este sistema de ideas, contra esta normalización y la educación política que proporcionaban los medios de comunicación masiva debemos dirigir la crítica.  Contra los poderes mediáticos que hoy nos tratan de imponer una visión de nuestro México, a veces desde el exterior y permanentemente en los medios nacionales en su forma televisiva, radiofónica o escrita. Entendamos pues, que la lucha política es una lucha en dos terrenos: el político y el ideológico, que por su naturaleza va más allá de tener o no el gobierno. Si bien el trabajo emprendido por el Presidente, las reformas y nuevas leyes aprobadas por el legislativo y la bandera contra la corrupción que diversos servidores públicos han asumido no cambian el sistema económico capitalista (porque nunca se prometió la transformación en ese nivel de  profundidad), sí causa  enojo, malestar y organización entre los sectores que se creían “amos y dueños de México”. Entonces los obradoristas debemos organizarnos, más allá de lo electoral, en torno a la profundización del proyecto alternativo de nación.

Tal situación ha despertado las más rancias y añejas prácticas de los grupos de intereses creados a la sombra neoliberal. Finalmente el capital se organiza como clase para sí, tanto de capitales extranjeros como nacionales. Este grupo que opera al interior del país responde a intereses monopólicos-multinacionales y actúa políticamente desde sus espacios de poder político no electoral, desde los medios de comunicación hasta la injerencia en políticos que cabildean a su favor. La ultraderecha neoliberal no se ha limitado a una organización partidista para el período electoral llamada “Va por México” —conformada por el PRI, PAN y PRD—, pues bajo organizaciones no gubernamentales han intentado agrupar a los sectores apartidistas para cerrar filas contra AMLO y Morena. Es el caso del Frente Nacional Anti-AMLO (FRENAAA) y de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), creadas y dirigidas por Gilberto Lozano y el empresario Claudio X. González, respectivamente.

Los vínculos de la ONG MCCI con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el Consejo Mexicano de Negocios (CMN)(1) nos muestran la sincronización contra lo que representa AMLO políticamente y por su proyecto nacional. A este conglomerado no debemos perder de vista el papel activo de los expresidentes Salinas de Gortari, Zedillo, Fox y Calderón, así como personajes de raigambre fascista, revividos en esta operación en búsqueda de la mayoría en la Cámara de Diputados por el control de su presupuesto.(2) 

La otra campaña emprendida desde el poder judicial contra los proyectos, políticas y medidas tomadas por AMLO y Morena tiene respaldo y réplica en los medios de comunicación leales a los intereses privados. Periódicos de amplia circulación nacional con gran cantidad de lectores son voceros de este frente oligárquico-ultraderechista-neoliberal. Asimismo, se suman bancos como Citibanamex —que toman posición en este proceso político— y acusan a AMLO y a Morena de radicalizarse, pero de que “ponen en peligro elementos centrales de la democracia y la estabilidad macrofinanciera de México”,(3) aunque llegó a un nivel histórico en inversión extranjera directa.(4)

Lo que está en juego es la continuidad y, en su caso, profundización de la Cuarta Transformación o el regreso más duro y cruento al neoliberalismo, financiado en parte por la embajada de Estados Unidos,(5)  por cobros que sobrepasan lo pecuniario. Este panorama presenta las pautas de un golpe blando contra el gobierno popular mexicano, pues las estrategias han sido puestas a andar: creación y desesperanza social desde los medios de comunicación, deslegitimación mediática del gobierno, calentamiento de las calles bajo provocaciones al gobierno, causas judiciales contra proyectos y la constante intentona de fracturar al gobierno.


(1) https://www.sinembargo.mx/10-05-2021/3972774
(2) https://morena.senado.gob.mx/2021/05/23/busca-oposicion-mayoria-en-diputados-para-controlar-presupuesto-federal-ricardo-monreal/
(3) https://www.elfinanciero.com.mx/economia/2021/05/20/amlo-y-morena-se-han-radicalizado-advierte-citibanamex/
(4) https://expansion.mx/economia/2021/05/25/mexico-consolida-en-abril-una-racha-historica-de-superavit-comercial
(5) https://contralinea.com.mx/gobierno-de-eu-financia-25-7-millones-de-pesos-a-mexicanos-contra-la-corrupcion/
 


@Don_Jochevez
Economista, militante del Movimiento Estudiantil Espartaco de Puebla. Obradorista de base por convicción.

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO