Ciudad del Río Magdalena

compartir

Ciudad del Río Magdalena

Por Paty Ortiz Couturier | jueves, 17 de septiembre del 2020.

La Ciudad de México era la Ciudad del Agua. Una gran cantidad de lagos, ríos y lagunas bañaban sus costas y se aprovechaban para muchas cosas; entre ellas, crear un sistema de canales que funcionó hasta hace relativamente poco tiempo, y un sistema de agricultura muy eficiente con base en chinampas. 

Sin embargo, de los 83 kilómetros de cauces de ríos (tres veces Avenida de los Insurgentes; la calle más larga del mundo) que tenía la otrora Tenochtitlán, hoy no queda gran cosa. Todo fue pavimentado para que circularan angustiosamente un montón de coches y esmog. La capital creció dándole la espalda a su agua. 

Argumentos no faltaron: Evitar las inundaciones constantes; prevenir su uso como tiraderos de basura, y eliminar posibles focos de infección por suciedad y malos olores. Lo que hoy queda claro es que esos problemas no se solucionan entubando ríos. 

El doctor Manuel Perló tiene una manera muy precisa de describir la situación: Pensemos que tenemos un sistema circulatorio pésimo, con ateroesclerosis, taponado y con un bypass con bomba para poder funcionar con anticoagulantes. Así funciona el sistema de agua de la Ciudad de México. 

Esta descripción me gusta mucho porque aclara la relación tormentosa que tenemos con el agua en dos sentidos: a pesar de la enorme abundancia de esta en un valle con uno de los índices de precipitación pluvial más altos del mundo, mucha gente carece de agua. Al mismo tiempo, toda esta abundancia mal administrada lleva a que varias colonias de nuestra Ciudad se inunden recurrentemente. 

Esto sucedió hace dos días en La Magdalena Contreras; tuvimos una precipitación mucho más abundante de lo normal, y los problemas estructurales que tiene la Ciudad con su agua salieron a relucir: Cauces del Río Magdalena y de afluentes y tributarios taponeados con basura; construcciones irregulares muy sensibles a deslaves; poca integración de la comunidad con el río; ausencia total de espacios públicos en torno al agua; falta de manejo integrado de recursos hídricos; descargas residuales (legales y clandestinas) que mantienen constantemente contaminado todos los afluentes; crecimiento irregular de la mancha urbana, mal manejo forestal de la cuenca alta… Y así, muchísimos problemas que requieren una atención coordinada. 

Las colonias más afectadas por esta inundación fueron Santa Teresa, Ampliación Lomas de San Bernabé, Puente Sierra, El Tanque, La Carbonera y el Toro. En ésta última, hubo caudales de agua hasta de 1.5 metros. Seguimos trabajando para apoyar a todas las familias afectadas de la mejor manera posible. Se instaló un albergue para atender a las y los vecinos afectados, y las distintas direcciones generales están en constante trabajo para resolver deslaves y daños estructurales.  

Continuaremos trabajando para atender esta emergencia de la mejor manera posible para los contrerenses afectados. Sin embargo, es fundamental hacer un llamado a la cultura cívica: Gran parte del problema tuvo que ver con la basura tirada en el río que evitó que el cauce se desahogara a la velocidad necesaria. Debemos tomar conciencia de la importancia de nuestra Ley de Cultura Cívica. Estos casos revelan que estas normas no son sólo para una sana convivencia, sino también para procurar el buen estado de la infraestructura pública de la que dependemos todas y todos. 
 

Por Paty Ortiz Couturier | jueves, 17 de septiembre del 2020.

Paty Ortiz Couturier

Licenciada en Política y Gestión Social por la UAM-Xochimilco. Fundadora de MORENA, primera Secretaria Nacional de Jóvenes e Integrante de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia. En 2016, fue electa Diputada a la Asamblea Constituyente de la CDMX. Desde octubre de 2018 es la primera Alcaldesa electa de La Magdalena Contreras y la más joven de la CDMX.

Ver todas sus columnas

Comentarios