¿Con quién se pelea la derecha?

compartir

¿Con quién se pelea la derecha?

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 16 de octubre del 2020.

Estamos viendo frente a nuestros propios ojos la absoluta derrota política y moral de la oposición al Gobierno del Presidente López Obrador. No solo son una minoría que cada vez se reduce más conforme la aprobación presidencial aumenta: los pocos que quedan carecen de cualquier tipo de proyecto, cuerpo de ideas, liderazgos o autoridad moral para encabezar políticamente un frente que pueda preocupar al bloque gobernante.

Políticos del viejo régimen, exfuncionarios, líderes empresariales y supuestos representantes de la sociedad civil se han agrupado en distintos “movimientos” con el único fin de demostrar su descontento frente a su pérdida de privilegios y al combate a la corrupción de la que tanto se beneficiaron en años pasados.

¿Qué es lo que une a gente tan distinta entre sí frente al gobierno democrático con mayor aprobación en la historia de México? ¿Contra quién pelean que parecen despertar cada día más enojados? Menciono algunos ejemplos de mezquindad para mostrar que su único proyecto parece ser reaccionar en contra de todo lo que haga este Gobierno (por nobles y transformadoras que sean sus acciones). Así  han actuado en momentos clave para la nación:

Cuando el Presidente López Obrador sugirió hacer una consulta sobre el juicio a los expresidentes por sus escándalos de corrupción, la respuesta inmediata de toda la derecha fue salir en defensa de estos.. “Es una cacería de brujas” repetían una y otra vez acusando de autoritaria a la administración. Cuando más de dos millones y medio de personas se organizaron y salieron a las calles a firmar para hacer presión, cambiaron el argumento: “si tienen pruebas denuncien” o “la consulta es inconstitucional”. Les pareció irrelevante la opinión de la gente. Si no son ellos los que ordenan, desprecian cualquier otro mandato, aunque sea el de la mayoría.

En el tema de las protestas feministas por todo el país, los conservadores han decidido montarse oportunistamente en una lucha legítima y llena de razón, cuando han sido ellos quienes nunca han querido que las mujeres decidan sobre su cuerpo, que tengan autonomía reproductiva o cualquier asunto que implique su liberación. Sin embargo, al saber que es un tema central en la opinión pública, intentan aprovechar la situación para sacar raja política y, una vez más, oponerse al Presidente sin causa ni principios, cuando sus propios Gobiernos -y principalmente, sus legisladores- han sido la barrera más grande que ha evitado avances en derechos de las mujeres.

Hace unos días, la Secretaría de Economía ordenó la suspensión de la comercialización de distintas marcas de quesos por violar las normas oficiales mexicanas. Básicamente, venden productos con más grasa vegetal que leche y deliberadamente mienten a sus consumidores con la información que les ofrecen.
Frente a esta medida, la oposición se pronunció, una vez más, en contra, llegando al nivel de defender a las empresas que vendían alimentos de muy baja calidad. Sin exagerar, algunos tuiteros amenazaron con “abandonar el país” frente a este ataque a sus libertades. La realidad es que este gobierno está preocupado por darle la información apropiada y adecuada a la ciudadanía para prevenir futuros padecimientos.

En cuanto a la pandemia de Covid-19, no es necesario ahondar mucho. Su deplorable comportamiento ha sido la muestra de todo lo malo que representan. A pesar de que el líder de la estrategia sanitaria, el Doctor Hugo López Gatell, ha estado desde hace meses todos los días en televisión nacional contestando preguntas, dando a conocer la información con transparencia y previniendo una catástrofe mayor, los opositores han centrado todas sus fuerzas no en sumar para sacar al país hacia adelante, sino en atacar a toda costa y sin escrúpulos a los responsables de enfrentar la peor crisis de los últimos cien años. Han llegado al nivel de lucrar con las muy dolorosas pérdidas de vidas humanas. No tienen límite.

¿Por qué están así? La respuesta es simple: odian centrar la toma de decisiones en el poder popular, justamente la dinámica de esta administración. Cuando se pelean contra una acción del Gobierno o alguna declaración del Presidente, no se están peleando con un hombre. Se están peleando con esta nueva idea de gobernar de hacer justicia y darle voz a las grandes mayorías de este país. Su pleito no es con los diputados, los senadores, o los funcionarios. Su afronta es con el hecho de que el Gobierno ya no esté a su servicio y gobierne para todos, poniendo al frente a los pobres. No lo toleran porque durante años pensaron que el poder les pertenecía. Esos tiempos han quedado muy atrás.
 

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 16 de octubre del 2020.

Dorheny García Cayetano

Licenciada en Derecho. Actualmente representa a Veracruz como Diputada Federal en el la Cámara de Diputados y es Consejera Nacional de Morena. Ha acompañado al Presidente López Obrador desde la lucha contra el desafuero en 2005 y fue Secretaria Municipal de Morena en Xalapa. Sus temas de interés son el género, las juventudes y los derechos humanos.

Ver todas sus columnas

Comentarios