Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp-Image-2021-07-15-at-20.35.17

Cuba: alto al bloqueo

Las redes se han inundado de críticas al gobierno de Cuba por un supuesto levantamiento del Pueblo debido la supuesta represión que ejerce el gobierno; las manifestaciones llegaron a tal ridículo de pedir la intervención extranjera, de Estados Unidos, para garantizar el ejercicio de los derechos humanos, sobre todo la libertad de expresión.

No es un lugar común afirmar que los medios trasnacionales, comparsa de los intereses del imperio, se han encargado de hacer campaña sistemática en contra del Pueblo cubano: por todos los medios posibles intentan crear una percepción de represión y un imaginario descontento generalizado.

Como dirían, en política no nada es casualidad; esta campaña internacional se organizó vía redes sociales, justo después que se votara por mayoría el fin del bloqueo en la ONU, donde Estados Unidos y aliados votaron en contra. La presión de la comunidad internacional comenzó y se atizó aún más por los efectos de la pandemia, ya que evidencia la naturaleza solidaria del Pueblo cubano frente al egoísmo de algunas naciones.

Después de la caída de la Unión Soviética, Cuba tuvo que soportar ser el ejemplo del “fracaso del socialismo” en el mundo, cuestión que es absolutamente errónea; sencillamente si la medición o comparación fuera en términos de vida, Cuba sería entonces el ejemplo a seguir. Hay muchas muestras que ilustran como Cuba, además de resistir culturalmente los continuos ataques, es un país democrático en toda la extensión de la palabra: mientras algunos países reducen la democracia en términos de votaciones, los derechos humanos para todas las personas en Cuba son una realidad.

El modelo de educación cubana, aun con sus particularidades, es muestra de que la fuerza de trabajo y las oportunidades de empleo fuera de la isla están destinadas para unos cuantos. Mientras en países como México, la UNAM cada año publica una deshonrosa lista con un puntaje mínimo para las carreras más demandadas, en Cuba cada niño o niña y cada joven tiene garantizado el derecho a la educación y a la carrera que prefiera sin distinciones o privilegios, en cualquier nivel educativo.

También es común encontrar clubes de deporte con diferentes disciplinas; a diferencia de otros países, cualquier persona puede ser bailarín, formar parte de un equipo deportivo o ser un atleta de alto rendimiento… Algo casi imposible en la mayoría de los países, es la norma en Cuba: el deporte y la actividad física no solo son un pasamiento que son parte de un sistema integral de salud, que garantiza los más altos niveles de nutrición y bienestar a la población. Aunque no sea ético hablar de las muertes ocasionadas por la pandemia de covid-19 como si fuera una competencia o castigo, mientras en algunos países de “primer mundo” veían desmoronarse su sistema de salud, en Cuba no hubo tal crisis en el sector. Los medios no pudieron documentar falla alguna; por el contrario, las brigadas médicas cubanas ayudaron a los países sin distinción en los tiempos más difíciles de la pandemia. 

Además de educación, salud, deporte y la recreación, el derecho a la libre manifestación es una realidad, sería mentira decir que todas y todos los cubanos están de acuerdo con el régimen en el que viven, mejor conocidos como “gusanos”. Tienen la absoluta libertad de salir de Cuba y no volver si no lo desean, aunque la mayoría, al toparse con el egoísmo exacerbado del capitalismo rapaz, vuelve a su patria que, en hasta en los peores tiempos de crisis, garantiza el alimento, el techo y la atención de salud por parte del Estado.

Después de la revolución cubana, el comandante Fidel Castro, como buen estadista, al dirigir un país pequeño en su extensión territorial, con pocas posibilidades de industrialización y amenazado sistemáticamente, invirtió en lo ha salvado siempre a la nacional ante cualquier crisis: las personas. La inversión que ha hecho en desarrollo humano puso al centro las capacidades de las personas, son de los Pueblos más educados del mundo, de los cultos, los más sanos y los más solidarios.

“Si son tan socialistas, ¿para qué quieren el libre mercado?” Gritan los conservadores, como si el intercambio comercial fuera prohibido en la teoría económica para los países estatizados, sin el mínimo conocimiento de cuestiones básicas de macroeconomía.

Entonces así suena inexplicable o inconcebible que Pueblos con los que se ha solidarizado Cuba en los tiempos más obscuros  se manifiesten en contra de terminar con el bloqueo o callen ante la injusticia y la asfixia de su Pueblo. Por ello, el Gobierno de México, encabezado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, hace muy bien en poner el ejemplo de la solidaridad internacional.

Si bien el modelo de Cuba no es perfecto como cualquier otro, la revolución cubana sigue siendo un faro de esperanza y muestra de que otro mundo es posible, sumamos votos y deseamos que por el bien de la humanidad, se ponga fin al criminal bloqueo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado