Dedé, Minerva, María Teresa y Patria: las hermanas Mirabal Reyes

compartir

Dedé, Minerva, María Teresa y Patria: las hermanas Mirabal Reyes

Por Grecia Benavides | viernes, 20 de noviembre del 2020.

Se cumplen 60 años del asesinato de Estado de Minerva, María Teresa y Patria Mirabal, en República Dominicana, ordenado por el dictador Leónidas Trujillo. Las torturaron y asesinaron a palazos, a golpes. Las hermanas Mirabal eran militantes del movimiento contra la dictadura, activistas políticas que luchaban por la democracia y por el ejercicio pleno de derechos civiles y políticos. Eran referentes de la oposición a la dictadura. 

Hoy escribo de ellas para recordarlas, para hacerles un pequeño homenaje. El 25 de noviembre no es el “día naranja”, sino el día que asesinaron a las hermanas Mirabal y es por ese crimen de Estado que las feministas latinoamericanas instituyeron esa fecha como el día internacional para la erradicación de la violencia contra las mujeres. 

Para contextualizar: la segunda ola del feminismo, conocido como el sufragismo, culmina en 1945 con la declaración universal de los derechos humanos. En ese mismo año se creó la Organización de la Naciones Unidas e inició la llamada Guerra fría: capitalistas contra socialistas; la OTAN contra el Pacto de Varsovia, y en muchos de los países “No alineados” comienzan las dictaduras militares, que torturaban, desaparecían, violaban y asesinaban con el pretexto de acabar con la amenaza del comunismo. En 1953 el asalto al cuartel Moncada en Cuba y el 1º de enero de 1959 la entrada de Fidel y el Che a la Habana traen consigo ánimo y esperanza a los movimientos antidictadura en América Latina. En este contrastante momento una de esas dictaduras asesina despiadadamente a las hermanas Mirabal. 

La conmemoración de fechas, aunque sean crímenes deleznables, no se pueden despersonificar. Patria tenía 36 años, Minerva 34 años, y María Teresa 25 años cuando las asesinaron. Desde muy jóvenes se comprometieron con el movimiento opositor antitrujillista. Dialogaban de sus ideas con la comunidad; iban a las fábricas, al campo, en las iglesias, etc. Llegaban con las noticias de lo que ocurría en el mundo a su comunidad. Eran políticas en el sentido más amplio y transformador. Hoy que vivimos en nuestro país tiempos de transformación política, nos queda claro día con día que la lucha por el mejoramiento de la vida siempre trae resistencias nefastas por parte de un bloque conservador que hace lo posible por que nada cambie. Si bien los tiempos han cambiado y la reacción toma cauces menos violentos y autoritarios, no hay que olvidar que ha sido gracias a mujeres tan valientes como las hermanas Mirabal. Ellas, como muchas otras, nos han abierto camino ya fuera desde la primera línea política, así como desde el acompañamiento indispensable -como el caso de Dedé Mirabal, una de las hermanas que decidió encargarse del cuidado de sus sobrinos y sobrinas para que sus hermanas pudieran permanecer luchando fuera de casa-. 

Ejemplos de vida militante como el de las hermanas Mirabal, figuras tan humanas como tú y yo, nos demuestran que los avances históricos en pro de la democracia y la justicia son llevados a cabo por esfuerzos individuales y colectivos. Esfuerzos que en lo cotidiano puede parecer minúsculos frente a los grandes poderes antidemocráticos, pero que han sido, son y serán condición indispensable para la transformación de las sociedades. Por esto, un verdadero homenaje a las hermanas Mirabal no puede limitarse a una efeméride, sino que se extiende al activismo cotidiano por la no violencia y la inclusión de esos valores en nuestro quehacer político. Así es como mejor honraremos la memoria de quienes estuvieron dispuestas a dejarlo todo para que nosotras fuéramos más libres.  Larga vida a las mariposas. Por el bien de todas primero las pobres. 

Por Grecia Benavides | viernes, 20 de noviembre del 2020.

Grecia Benavides

Feminista regiomontana. Servidora de la Nación. Educadora para la Paz en Derechos Humanos. Laicista. 

Ver todas sus columnas

Comentarios