Defendiendo Con todo la esperanza

compartir

Defendiendo Con todo la esperanza

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 16 de abril del 2021.

En ocasiones, entro a redes sociales donde tengo a mis amigos privilegiados, a quienes les encanta opinar e incluso a algunos de los más progres se les va el patín y se quedan atorados en ciertos temas.

Entre los sesudos comentarios de uno, encontré: “hay que votar por quien sea menos por los morenacos”. Me llamó muchísimo la atención porque históricamente la palabra se ha usado peyorativamente; revisemos bajo qué contexto.

Naco, en su primera acepción en la RAE, ni siquiera guarda relación a la temática. Vayamos pues a la Academia Mexicana de la Lengua que en el segundo concepto lo define como “indio”; por supuesto, lleva una anotación donde menciona el uso que le dan los hablantes a la palabra y que su función es incorporar las voces, más no incentivar el uso de la misma en ese sentido.

Genera suspicacia el componente de clase de la frase, pues si recordamos un poco la teoría de la alienación, parece encajar perfecto, «el proceso por el cual las personas se vuelven ajenas al mundo en el que viven»; gente que no es dueña del capital sino de la fuerza de trabajo se autoexcluye del origen mestizo e indio; es decir, de la frase en si misma se desprende “voten por el que sea, que no sea un indio, indio como yo”, porque ese es nuestro origen.

Por eso también en el aire está flotando la idea clasista que las personas con cargos públicos tienen que ser superiores y que quienes tenemos un origen popular somos incapaces de contender por los mismos —como si no fuésemos merecedores por un asunto de origen—.

Estas percepciones claramente cambian cuando, en lugar de tomar la opinión de “las redes”, nos vamos a sondear directo a nuestros vecinos —por ejemplo— pues son ellos mismos quienes advierten que el dinero público en esta administración está especialmente enfocado a quienes menos tienen, a los históricamente olvidados… Parafraseando a Galeano, somos los incómodos hijos de nadie y hacia nosotros está dirigido el gasto público.

Eso ha molestado y generado críticas respecto a la falta de capacidad de las juventudes para destinar el dinero a becas, hubo voces que pedían el rescate millonario de empresas en vez de los microcréditos para las MIPYMES.

Lo anterior guarda relación con el discurso de la derecha que se centra en algo totalmente diferente a las necesidades y preocupaciones de la gente de “a pie”, ya no digamos las comunidades rurales. sino en las propias colonias de la periferia de las ciudades más importantes. 

No está por demás decir que la clase privilegiada —que ha engañado una y otra vez al Pueblo de México con acuerdos (como “el Pacto por México”) que hasta hoy sabemos que estuvieron cimentados sobre entramados de corrupción —hoy renueva sus credenciales para seguir enriqueciéndose a costa de nuestros connacionales. Recordemos los colores que conformaron en ese entonces el pacto antes mencionado: amarillo, azul y tricolor, pero que hoy se llaman “Va por México”. No es coincidencia que una vez más se unan para intentar desfalcar las arcas del Pueblo.

Es muy clara su molestia no solo por lo que ya explicamos, sino porque además les incomoda que estemos luchando y viendo por los verdaderos intereses del Pueblo y que enfoquemos nuestro esfuerzo en modificar las circunstancias de las mayorías para devolver la esperanza que años atrás nos robaron. Les molesta que hagamos notar la pobreza que ellos provocaron, enmarcaron y aprovecharon, pero —sobre todo— les molesta que dignifiquemos a nuestro Pueblo. 

Como ya mencioné, la clase privilegiada no dejará de ver más allá de su ambición o sus intereses de grupo, ante esto… ¿Qué le queda a la raza de bronce? ¿Cuándo empezaremos a ver por los nuestros? Me parece que ya hemos gritado al unísono las respuestas a estas preguntas: ante la indolencia, la fraternidad universal; ante sus “cochupos”, nuestra dignidad; ante sus negocios, nuestra voluntad organizada —con la que nunca contaron—. Les hemos demostrado que han sanado las heridas que dejaron al país, que poco a poco vamos reconstruyendo, mi reflexión justo va en torno a que ¡sigamos Defendiendo Con todo, la esperanza!

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 16 de abril del 2021.

Dorheny García Cayetano

Licenciada en Derecho. Actualmente representa a Veracruz como Diputada Federal en el la Cámara de Diputados y es Consejera Nacional de Morena. Ha acompañado al Presidente López Obrador desde la lucha contra el desafuero en 2005 y fue Secretaria Municipal de Morena en Xalapa. Sus temas de interés son el género, las juventudes y los derechos humanos.

Ver todas sus columnas

Comentarios