Del estamos desunidos mexicanos, al Estados Unidos Mexicanos

compartir

Del estamos desunidos mexicanos, al Estados Unidos Mexicanos

Por Pluma Invitada | viernes, 22 de enero del 2021.

Por: Daniel Luna

Es preocupante salir por las calles en una actualidad donde un gran número de personas se autodenominan apolíticas. ¿Realmente alguien puede ser apolítico? De alguna manera se puede entender no tener interés en conocer los manejos de su estado o mantenerse indiferentes ante los movimientos nacionales o globales acaecidos desde los ámbitos económicos, políticos y sociales. Pero ¿no es en este mismo panorama donde se juega la democracia incluso de los desesperanzados? Es decir: dentro de las decisiones y búsqueda de reformas o leyes que conforman su entorno. Dudo cuando alguien me dice, en ese sentido, que es genuinamente apolítico.

La política es algo que nos une a todos y todas. Es ese espacio donde cada uno de nosotros deberíamos estar dentro: noticias, propuestas, cambios, errores u avances, todo lo necesario para saber qué hacer y cómo actuar (para el bienestar social).  Lo ha dicho el Presidente y lo marca la constitución “El gobierno emana del Pueblo y es el Pueblo quien debe ejercer el poder”. 

¿Será que estamos sesgados bajo la minoría que nos hizo creer un enfoque totalmente diferente? 

Hay una línea actual de pensamiento prejuicioso que abunda en muchos estados del país donde se cree que estar dentro del ámbito político solo pertenece a las personas de cierta edad, o que si te interesa la política eres un “señor”, que todo aquel que entra en la política se contamina por la corrupción, que la política en sí misma es algo aburrido y no está hecha para el interés de la juventud. 

No es que la política sea aburrida, pero así la interpretamos. En mucho sentido no nos gusta pensar ni cuestionarnos (inserte prejuicio a las orillas de la política). Porque si dudo de lo que creo saber, probablemente no sabré en que creer o a quien creer.

Tenemos un México que hoy tiene esperanza en el avance en términos de programas sociales dentro su población (por el bien de todos primero los pobres). Pero a su vez existe un sector quebrantado sobre los principios de prejuicio dirigidos al espacio político -la creencia de que nada va a cambiar-.

Es fundamental, en primera instancia, comenzar a fomentar la reconciliación del prejuicio con el que se juzga lo político con la realidad actual de México.  Muchos de estos prejuicios tienen fundamento empírico en los sexenios en los que se ha gobernado este país, pero no indican, ni marcan fijamente el destino de México: nuestro México.

No está dirigido por intereses de venganza sino por una dirección reconciliadora con el verdadero Pueblo mexicano. Por lo que es necesario pensar cómo alentamos la integración al espacio político de las personas que perdieron su esperanza de un cambio para los más necesitados. 

Hoy no es estamos desunidos mexicanos, sino estados unidos mexicanos.


@ DanielL14404706

Psicólogo en Tijuana, Baja California.

Por Pluma Invitada | viernes, 22 de enero del 2021.

Pluma Invitada

Columnista invitado

Ver todas sus columnas

Comentarios