Despolitizar la crisis

compartir

Despolitizar la crisis

Por El Soberano | jueves, 26 de marzo del 2020.

Andrés Páez Díaz Infante

Alguna vez el teórico marxista Antonio Gramsci escribió en sus cuadernos de cárcel que “El viejo mundo muere, el nuevo mundo tarda en aparecer y en este claroscuro surgen los monstruos”. Empiezo hoy mi artículo así pues me parece que estas palabras reflejan la realidad geopolítica del planeta y por consiguiente el actuar irresponsable de muchos protagonistas políticos en él. 

Indudablemente son tiempos convulsos. La crisis sanitaria por el COVID-19 ha dejado en claro el fracaso de la sanidad pública como derecho en numerosos Estados. Debemos sumar a esto las implicaciones económicas para muchos países en la baja de los precios del petróleo que se agrega a una desaceleración económica global. El mundo y nuestro país se ven envueltos en una crisis sin precedentes. En este contexto, la cita de Gramsci toma especial relevancia: Nos encontramos ante la muerte de un viejo orden y el nacimiento de otro nuevo. Este intermedio entre ambos revela las peores perversiones de muchos actores. Abundan las fake news, las cadenas de miedo en redes sociales, la desinformación y sobre todo el lucro político con la tragedia. 

El gran reto al que se enfrenta nuestro país debe ser razón suficiente para dejar la confrontación política por un momento de lado. No es hora de politiquería barata       –como la que le gusta hacer a cierto expresidente– sino de cerrar filas. No es hora de buscar el beneficio personal sino el colectivo. Tampoco es tiempo de imponer nuestras fobias personales ni políticas. Es momento de que el Estado tome la rectoría del momento histórico que vivimos y cerremos filas detrás de él. Sobre todo, y como debe ser siempre pero especialmente ahora, en favor de los más vulnerables. Es preciso señalar errores y equivocaciones de la administración, pero siempre desde la verdad y fuera de paradigmas dogmáticos.

En esta semana de gran reflexión y desasosiego me conmovió un vídeo desde Uruguay. En él se observa al presidente Luis Lacalle Pou –con quien en identidad política coincido nada– acompañado de todos los excandidatos a la presidencia de ese país reflexionando el porvenir. Así se deben enfrentar las crisis, en unidad. No inventando noticias falsas ni descontextualizando declaraciones para sacar raja política. En este claroscuro entre el ir y venir de dos distintos órdenes han salido a relucir, tal como lo estableció, Gramsci diversos monstruos en la vida pública nacional. Son aquellos que buscan el permanente golpeteo para beneficio propio que sin argumentos o fundamentos contradicen la estrategia de técnicos especializados como el Dr. López Gatell. Aquellos incapaces de reconocer una felicitación de la OMS hacia México por su pronto actuar. Son aquellos que añoran el fracaso y no el progreso social. Son aquellos actores que reparten geles anti bacteriales marcados con propaganda electoral. A estos personajes de la vida pública los llamo a la serenidad, a la coherencia y a la sensatez. Detrás del odio irracional se encuentra la unidad y detrás de la unidad la clave para salir adelante.  Hoy los llamo a despolitizar la crisis y a enfrentarla con amor a la patria todos juntos.

 

Andrés Páez Díaz Infante. Estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana. Demócrata convencido de la izquierda progresista e Integrante del Primer Parlamentario Juvenil de la Ciudad de México.

Twitter:@andrespaezdi

Por El Soberano | jueves, 26 de marzo del 2020.

Comentarios