Educación ciudadana para la Transformación

compartir

Educación ciudadana para la Transformación

Por Lizbeth Gutierrez Obeso | viernes, 14 de agosto del 2020.

Hablar de género en política es hablar de presupuestos etiquetados en las prerrogativas de los partidos para capacitación. Esto sólo es posible porque las contiendas se enmarcan en un Estado democrático. Esta democracia inacabada enfrenta obstáculos estructurales, pues la disputa clásica entre democracia y demagogia que los griegos reconocieron en su estructura política nos alcanza hoy, más de dos mil años después. Estas páginas, por breves, no permiten exponer la cronología completa del reconocimiento de la mujer como ciudadana en plenitud de derechos, legado del Decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el 12 de febrero de 1947. Bastará con subrayar la importancia de la fortaleza de la democracia y que, para lograrla, del total de las prerrogativas entregadas a los partidos políticos únicamente el 8% se destina a capacitación y que, de este rubro, en Sonora sólo el 3% corresponde a la formación de las mujeres (esto varía dependiendo de la entidad federativa). Aunado a la cantidad, la poca flexibilidad y un contexto de falta de conocimiento en esta materia, los recursos se ejercen de manera dispersa, atentando contra la democracia porque los impuestos de las y los mexicanos se gastan de forma ineficiente e ineficaz.

El presupuesto etiquetado para actividades específicas, juventud y mujeres no es propagandístico, sino que emana de la necesidad imperiosa por la formación de personas que sean capaces de ejercer una ciudadanía a la altura de la solución de los problemas públicos actuales, como la salud en el marco de una pandemia, el cambio climático con incidencia en la agricultura, la infraestructura urbana, la migración, e incluso otros más complejos. 

Dice el refrán popular “Hechos son amores y no buenas razones”. Es preciso una reforma legal con un mejor acomodo presupuestal e inserción integrada de los principios de eficiencia y eficacia que nos legó la administración pública como aliada de los valores políticos para mejorar la calidad de vida de las personas.
 

Por Lizbeth Gutierrez Obeso | viernes, 14 de agosto del 2020.

Lizbeth Gutierrez Obeso

Lizbeth Gutiérrez Obeso es maestra en Derecho Constitucional y Gobernabilidad por la UANL y secretaria de la Mujer en el Partido Verde Sonora donde construye una 4T sustantiva.

Ver todas sus columnas

Comentarios