Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp-Image-2021-06-22-at-20.35.25-1

El fracaso de ‘Va por México’

Por: Diego Iván López

El domingo 6 de junio se llevaron a cabo las elecciones intermedias en México, también consideradas «las más grandes de la historia», por el número de cargos de elección popular que se disputaron: la renovación de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y alrededor de 20 mil cargos entre ayuntamientos, regidurías y presidencias municipales. La participación ciudadana superó las expectativas, de acuerdo con las cifras del Instituto Nacional Electoral (INE), acudimos a las urnas el 52.7% del padrón. Era bastante lo que se disputaba en el país; la pugna del poder en México entre dos proyectos políticos: La 4T encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y la alianza ‘Va por México’, formada por el empresario Claudio X. González y los principales partidos de oposición PAN, PRI y PRD.

Morena y sus aliados —PT y PVEM— cumplieron el principal objetivo, lograron retener San Lázaro. La alianza ‘Juntos Hacemos Historia’ se impuso en 184 de los 300 distritos federales. La 4T tendrá en la Cámara de Diputados alrededor de 275 escaños, suficientes para alcanzar la mayoría absoluta o simple (250+1), y tener el control del presupuesto para apuntalar los proyectos sexenales de López Obrador.

En las gubernaturas Morena y sus aliados arrasaron llevándose 12 de las 15 que estaban en disputa. La 4T llegó con 6 estados gobernados y llegará a 17. Morena ganó en Baja California (reteniendo), Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas; PVEM y PT triunfaron en San Luis Potosí. La mitad del país se estará pintando guinda, en la costa del Pacífico desde Chiapas hasta Baja California —con excepción de Oaxaca y Jalisco— y gran parte del sureste y del centro del país. Asimismo, Morena tendría la victoria en 19 congresos locales de los 30 que tuvieron elecciones. Con un triunfo simbólico en Tamaulipas por el tema del gobernador García Cabeza de Vaca.

El gran derrotado de la elección es el PRI, que perdió 8 de los 12 estados que gobernaba, quedándose únicamente con Coahuila, Estado de México, Hidalgo y Oaxaca. Por su parte, el PAN logró retener Querétaro y Chihuahua, pero perdió Baja California Sur y Nayarit. El PRD perdió el único estado que tenía en su posesión, Michoacán. Movimiento Ciudadano se impuso en Nuevo León con el polémico Samuel García. La alianza ‘Va por México’ no logró ganar ninguna gubernatura, fue una derrota estrepitosa. Los partidos Encuentro Solidario (PES), Redes Sociales Progresistas (RSP) y Fuerza por México estarían perdiendo su registro al no alcanzar el 3% de las votaciones a nivel nacional.

Después de la catástrofe priista, López Obrador abrió la puerta de la 4T al PRI para futuras negociaciones, con el objetivo de alcanzar la mayoría calificada en los cambios constitucionales que pretenda el mandatario, en su conferencia matutina dijo: «Si se quisiera tener mayoría calificada, se podría lograr un acuerdo con legisladores del PRI, o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para la reforma constitucional», aseguró AMLO.

El dirigente del PRI, «Alito» Moreno, no descartó un diálogo con el Presidente. En una entrevista Moreno Cárdenas precisó que el hecho de construir una agenda legislativa en coalición «no deja de lado que el PRI tenga agenda propia y se pueda dialogar con el presidente de la República y el Gobierno federal». El priismo está en la encrucijada entre ceder al llamado de López Obrador o continuar con la alianza formada por Claudio X. González. ¿En qué terminará todo esto?.

Por lo pronto, las declaraciones de López Obrador ya hicieron tambalear a la alianza ‘Va por México, la fragilidad de las tres fuerzas políticas que la integran (PRI, PAN y PRD) quedaron a merced del fuerte presidencialismo que se ejerce en el Ejecutivo Federal. El discurso triunfalista de González Guajardo se ha topado con la realidad, un debilitamiento aliancista después del fracaso electoral del bloque opositor.


@DiegoI_Lopez
Periodista formado UNAM. Analista político y columnista en Sin línea MX. Autor del blog: Punto crítico.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado