El gobernador de las noticias falsas: Jalisco ante el COVID19

compartir

El gobernador de las noticias falsas: Jalisco ante el COVID19

Por Sofía Lameiro | lunes, 06 de abril del 2020.

Ha sido emblemático y completamente miserable el uso de las noticias falsas en esta jornada de combate contra el COVID19. No sólo por parte de una mal llamada oposición, sino incluso por autoridades locales como el gobernador Enrique Alfaro quien también se ha encargado de ser el autor y divulgador de muchas de ellas en nuestro estado. 

Noticias falsas como que el gobierno federal no había emprendido acciones ante la pandemia a pesar de haber empezado desde enero, mucho antes que decenas de países en los que llegó previamente la propagación del virus. Otra noticia falsa ha sido sobre el cierre de los aeropuertos, cuando diversas organizaciones internacionales han establecido que el cierre de fronteras no asegura la propagación de la enfermedad pero sí genera desgaste económico. 

Otra noticia falsa relevante fue la de los famosos 5 días de resguardo, información de dudosa proveniencia que junto con la UdeG y un estudio que hasta la fecha no se ha transparentado, aseguraban que con esos días de encierro tendríamos asegurados el declive de contagios; cosa que sin duda no sucedió pero que además generó confusión en la población frente a las indicaciones que después dio el gobierno federal, además del desgaste del sector económico que en esos 5 días adelantaron medidas. 

Por último y tal vez el que más ha generado polémica a nivel nacional, es el tema de las pruebas rápidas. Varias veces explicado, con ejemplos de otros países como España que demostraron que dichas pruebas no son efectivas por el momento, el gobernador de Jalisco ha insistido en hacer con ellas una campaña para querer contradecir al subsecretario y a la estrategia nacional. En días recientes incluso se aventuró a sacar conclusiones sobre el planteamiento del subsecretario Lopez-Gatell respecto a la negativa de comprarlas. En conferencia de prensa se ha hablado claramente que dichas pruebas no son completamente efectivas y que no cumplen con todos los protocolos internacionales necesarios para hacer uso de ellas. Gastar recursos públicos en ellas significaría una irresponsabilidad y un desperdicio. 

Pero dichos planteamientos no han detenido al gobernador, Alfaro se ha pintado por sí mismo como un gobernante con poca capacidad para colaborar, negociar y velar por el bien común a pesar de las diferencias que se puedan tener. Desde el inicio de su mandato como gobernador ha utilizado esta técnica para “posicionarse” en el debate público generando sólo malas referencias y una polémica que ha entorpecido mucho el trabajo prioritario para el estado de Jalisco. Una de sus primeras polémicas fue mentir sobre el presupuesto asignado al estado, el cual aseguraba se había disminuido, cuando en realidad había aumentado tanto en el 2019 como para el 2020. 

No olvidemos también que a inicios de este año se enfrascó en pelearse con el gobierno federal por la iniciativa del INSABI a la cual no se adhirió y que ahora cobra total relevancia ante la pandemia y la poca capacidad que pueda tener las estructuras locales para atender a la población enferma. 

Hasta el momento el gobierno estatal no se ha preocupado por equipar los hospitales que tiene en su jurisdicción, contratar mayor personal o siquiera capacitar al personal médico que tiene a cargo para atender la pandemia del COVID19. Llama mucho la atención que el gobernador se haya ensañado con las pruebas rápidas cuando tiene otras miles de obligaciones que cubrir para atender de manera efectiva a la población de Jalisco que ya es el tercer estado con más enfermos hasta ahora. 

La insistencia del gobernador por incurrir en la polémica y no en la colaboración sigue siendo su mayor defecto, en especial porque dicha polémica no ha aportado mucho al debate público, y sin embargo sí llena su creciente necesidad de acaparar reflectores para no decir nada importante. Sin duda la población de Jalisco necesita mejores respuestas por parte de sus autoridades, tanto en lo económico como en la salud y para ello se necesitan sumar todas las manos que puedan ayudar. No queda más que recordarle como lo hizo el subsecreatario Lopez-Gatell que los gobiernos estatales son también autoridades sanitarias, lo cual las hace co-responsables de la salud pública del pueblo. Esperemos que el gobernador atienda y comprenda que esta situación le demanda más de lo que ha aportado hasta el momento. 


 

Por Sofía Lameiro | lunes, 06 de abril del 2020.

Sofía Lameiro

Licenciada en Ciencias Políticas y Gestión Pública por la Universidad de Guadalajara. Militante de Morena, participó en la organización de la estructura de defensa del voto, colaboró en la Red por la Paridad y la Igualdad en Jalisco y ahora es Servidora de la Nación en Guadalajara.

Ver todas sus columnas

Comentarios