El valor de los libros de texto

compartir

El valor de los libros de texto

Por Verónica Villegas Garza | viernes, 14 de agosto del 2020.

Este lunes 24 de agosto comienza un nuevo ciclo escolar, atípico por donde quiera que se le mire. La pandemia obligará a millones de niños y niñas a recibir educación básica desde el confinamiento, y a pesar de lo anterior, como cada año recibirán sus libros de texto con los que trabajaran durante todo el ciclo escolar 2020 - 2021.

Los libros de texto están íntimamente ligados a los recuerdos de varias generaciones de mexicanos, desde quienes llevaron por vez primera el ejemplar con la emblemática imagen de “La Patria” de González Camarena en su portada, hasta los más recientes que traen en sus portadas imágenes de los murales del histórico edificio de la SEP, realizados por Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y escultores como Ignacio Asunsulo. Las primeras ediciones fueron entregadas en 1960 durante la presidencia de Adolfo López Mateos, siendo Secretario de Educación Pública Jaime Torres Bodet y presidente de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (CONALITEG) el genial Martin Luis Guzmán.  

El Secretario Moctezuma ha comentado en días recientes que para este ciclo escolar se mandaron imprimir 160 millones de libros de texto para nivel básico, los cuales una vez elaborados se van a los almacenes en áreas del centro y el norte del país, donde recibirán un tratamiento de sanitización para de ahí salir a los 358 almacenes en todo el país y ser entregados directamente a las escuelas. Estas, de acuerdo a su propia organización, serán las que los entreguen a los padres de familia por orden alfabético y con citas escalonadas, o de forma excepcional, directamente en los domicilios con ayuda de los municipios. 

Es importante señalar que además de los 160 millones de libros para el nivel básico se contará con otros servicios educativos, tales como: libros de texto editados en lenguaje braille y entregados directamente en las escuelas a las que asisten los niños o niñas que los requieren; libros de telesecundaria, libros en inglés y los del Programa Nacional de Convivencia.

Además, serán entregados textos en lenguas indígenas, de los cuales, existen diversas modalidades: los ordinarios en español, los transversales de metodología en diferentes expresiones idiomáticas; ya que, aunque en el país tenemos 68 lenguas básicas, una cantidad muy importante de versiones que varían cada año y se imprimen junto con materiales de ayuda a los docentes.  

El titular de la SEP también señalo que todos los libros se encuentran digitalizados y que se pueden consultar en línea, junto con un catálogo histórico de los últimos 60 años, además de incluir aportaciones culturales de muchas instituciones como el Colegio de México y la Universidad Pedagógica Nacional. Este soporte digital asciende a 250,000 libros de los cuales 1000 son para educación básica y el resto complemento de los mismos.

Por la trascendencia y la importancia de los mismos, así como por el colosal esfuerzo que significa su producción (tanto en recursos económicos como humanos), no debemos pasar por alto que los libros de texto, además de su función visible de aglutinar en un solo material los programas educativos para todos los niños y niñas del país, cumplen con otra función no tan visible pero igual de importante: hacer realidad las tres metas educativas establecidas desde el mandato de Benito Juárez en las Leyes de Reforma, que son: lograr un Estado que proporcione educación laica, obligatoria y gratuita para todos sus habitantes sin importar condición social o económica. Los libros de texto son el gran nivelador social en un país tan desigual como este, fungen como operadores corpóreos y formadores de pensamiento científico  de varias generaciones de mexicanos.
 

Por Verónica Villegas Garza | viernes, 14 de agosto del 2020.

Verónica Villegas Garza

Feminista en construcción, Maestra en Administración Pública y docente universitaria, actualmente estudiante del Doctorado en Educación, Arte y Humanidades (UACH) becada por Conacyt con línea de investigación en historia e historiografía de la educación

Ver todas sus columnas

Comentarios