Energías limpias, contratos sucios

compartir

Energías limpias, contratos sucios

Por Kenia Antuna | jueves, 04 de junio del 2020.

Recientemente el Gobierno de Estados Unidos presentó pruebas del vínculo del entonces jefe de seguridad del Gobierno que encabezaba Felipe Calderón, Genaro García Luna con el Cártel de Sinaloa, sin embargo eso no redujo el activismo en redes del ex presidente opinando sobre la agenda nacional y dictando “recomendaciones” de lo que no hizo durante su gestión. 

Por si fuera poco que un Gobierno tuviera nexos con el narcotráfico, los alcances de la delincuencia organizada no solo fueron en materia de narcóticos, sino también en materia energética; según la definición legal de delincuencia organizada esta ocurre “Cuando tres o más personas se organicen de hecho para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que por sí o unidas a otras, tienen como fin o resultado cometer alguno o algunos de los delitos siguientes…” misma que describe el actuar del ex mandatario y sus colaboradores. 

En julio de 2016 el ex Presidente fue nombrado consejero de la empresa Avangrid que vende electricidad a CFE, mismo cargo que ocupó hasta febrero de 2019. Esta situación no es aislada. El fenómeno de “Puertas giratorias” en el que las élites económicas y las élites políticas se articulan en un mismo grupo para lucrar en sectores estratégicos. Para algunos(as) el reconocimiento de servidores públicos en sectores empresariales debería ser para reconocerse como si estos estuvieran por su capacidad técnica y no por tener información privilegiada que no hubieran obtenido de ninguna manera distinta a estar en posiciones del Gobierno. Aunque esto parezca un tanto contradictorio a las tesis neoliberales del “echaleganismo” y la “meritocracia” tiene un fundamento contrario al purismo de la “mano invisible del mercado”, demuestra que la competencia desleal comienza justamente en la relación perversa de quienes ejercen el servicio público con quienes hacen negocios, como dice el Presidente: no todo el que tiene es malvado;  hay personas que han logrado un patrimonio con esfuerzo, por lo que se está en contra de la riqueza mal habida proveniente de la corrupción.  

Favorecer a una empresa con información privilegiada en un sector tan estratégico como el energético no solo debería ser motivo de conflicto de interés sino de deshonra y un motivo de restricción al ejercicio público. Desde el inicio de la época neoliberal en la que la privatización de los bienes de la nación fue la constante, se normalizó el tráfico de influencias y el fenómeno de puertas giratorias hasta el punto de “admirar” a quienes lo hicieron como el caso del ex presidente Ernesto Zediilo quien participó en el Consejo de Administración de Union Pacific a quien indirectamente se le dio una concesión ferroviaria en 1997; también en el caso de Jose Antonio Meade quien fue Secretario de Energía, dos ocasiones de Hacienda, de Desarrollo Social y candidato Presidencial por el PRI, se sumó al Consejo de Administración del Banco HSBC y más tarde de Grupo Alfa relacionado con la industrialización comercialización y distribución de alimentos. 

A algunos la propuesta del Presidente Andrés Manuel López Obrador de restringir el tiempo de “enfriamientio” entre el ejercicio público y la inserción a los cargos en las empresas es una medida que atenta contra “la libertad” individual de las personas, pero el derecho comparado nos demuestra que en Europa y en Canadá ya se legisló al respecto hasta con 5 años de enfriamiento justamente para evitar el conflicto de intereses

De una manera más moderna pero representando lo mismo en el fondo, Calderón procura a un sector energético con el pretexto de la “sustentabilidad” colocando a la soberanía en un último término de relevancia y no solo eso: la preferencia por las “energías limpias” disfrazada de ser amigables con el medio ambiente obvia la situación de las comunidades indígenas que ponen el territorio para que se lleven a cabo. Por ejemplo: bastante se ha escrito sobre los conflictos sociales, ambientales, culturales y económicos de las eólicas pero se dice poco que hay más personas despojadas de sus tierras en el mundo por hidroeléctricas que por proyectos petroleros y que las hidroeléctricas no están exentas de daños ambientales ya que salinizan las tierras de cultivo a su alrededor como se demostró en el caso de la hidroeléctrica “La Parota en el Estado de Guerrero”. 

El relato de lo ecológicamente correcto empata con los intereses de las clases que no viven directamente las consecuencias de la mercantilización del territorio a intereses ajenos a la nación; el encantamiento de lo verde contra el petróleo deja de lado la moralización de la vida pública como si a toda costa se debiera cumplir con las recetas eco friendly aunque eso signifique la pérdida de soberanía y recursos del país obviando que casi todo lo que tocamos tiene alguna relación con el petróleo y sus derivados. 

El comportamiento porril del ex presidente Calderón no es una simple manera de llamar la atención de sus marginales seguidores sino una manera de hacer política en la que abiertamente actúa como un grupo de delincuencia organizada. La intentona de conservar el poder transexenal a través de grupos de interés y la conformación de un partido político aún cuando son motivo de vergüenza nacional debe ser también la oportunidad de poner al centro del debate los límites entre lo público y privado así como entre lo nacional y lo global para que nunca más se repitan aquellos episodios de traición a la patria impunemente; como dijo el Presidente Andrés Manuel López Obrador en el reciente documental de Epigmeo Ibarra “Este soy yo”: ser nacionales y universales, pero como decía Martí, aunque haya un injerto con lo universal procuremos que el tronco sea nuestro, que siempre el tronco sea nuestro, dejemos de ser internacionalistas, no olvidemos nuestra identidad, nuestra idiosincrasia; porque sería un error gravísimo: por eso fracasó el modelo neoliberal. Entre otras cosas es que se impuso de manera homogénea sin respetar las características propias de cada pueblo en cada nación; fue una imposición; no es posible hacer eso porque México es un mosaico cultural, son muchos Méxicos, imagínate una sola receta para todo el mundo, una sola agenda para todo el mundo, privatización para todo el mundo, reforma energética para todo el mundo…

Por Kenia Antuna | jueves, 04 de junio del 2020.

Kenia Antuna

Servidora del Pueblo, politóloga por la UNAM, militante de izquierda. Aprendiz del General Lázaro Cárdenas y del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ver todas sus columnas

Comentarios