Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp-Image-2022-06-22-at-6.46.02-PM-1

Esperanza para Colombia

El triunfo de Gustavo Petro y Francia Márquez en las elecciones de Colombia es histórico. Por primera vez este país tendrá un Presidente de izquierda democráticamente electo. No solo eso, sino que la fórmula presidencial del Pacto Histórico alcanzó una cifra histórica de 11.2 millones de votos. La elección también representa una posible reconfiguración del sistema tradicional de partidos, pues por primera vez el candidato del uribismo no logró pasar a la segunda vuelta y, en cambio, quien lo hizo fue el empresario Rodolfo Hernández, una de las grandes sorpresas del proceso electoral.

Los méritos del próximo Presidente colombiano son varios. En primer lugar, desde 2018, luego de haber perdido la elección, Petro se volvió la cara más fuerte de la oposición en medio de uno de los gobiernos más impopulares que ha tenido Colombia en los últimos años. En medio de la crisis ocasionada por covid-19, el diagnóstico de país por parte del líder del Pacto Histórico le permitieron mostrarse como la mejor alternativa para el pueblo colombiano. De igual manera, su tono conciliador y más moderado que en elecciones pasadas, le permitieron llegar a sectores más amplio de la población

Igual de importante es la figura de Francia Márquez. La primera vicepresidente afroamericana que tendrá Colombia encarna mejor que nadie el sentir de los desposeídos y de quienes viven con más dificultades. Su trayectoria e historia de vida la volvieron rápidamente un factor determinante entre los sectores progresistas y los sectores populares. El hito que representa su figura en la vicepresidencia es igual de importante que la llegada de Petro y sin ella es imposible entender la victoria del Pacto Histórico en las elecciones colombianas.

Las implicaciones de este triunfo también impactan a América Latina. Colombia era uno de los pocos países restantes en la región que no había experimentado la llegada de un gobierno de izquierda y hoy lo hace en un momento en el que el mapa político regional se inclina hacia ese lado. Una Colombia progresista suscita grandes oportunidades para la región, si se toma en cuenta que es el vecino directo de Venezuela y que además es uno de los países más cercanos a los Estados Unidos. Su lugar estratégico con estos dos países es fundamental y será muy interesante la política exterior del nuevo gobierno.

No queda más que desear toda la suerte, desde México, al nuevo gobierno de Gustavo Petro y a Francia Márquez. Nadie merece más que los colombianos a un presidente y vicepresidenta dispuestos a cambiar las cosas e inclinar la balanza hacia los más desfavorecidos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado