Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp-Image-2021-07-15-at-20.23.20

¿Estoy siendo manipulada?

El debate actual de “la clase media” ha desenmascarado sentimientos arraigados por décadas en mi estado. Yo soy regiomontana, y no me sorprende la aspiración que aquí prevalece culturalmente. Solo basta escuchar el último spot auditivo de la CAINTRA de Nuevo León, donde aseguran que “Todos somos empresarios”. TODOS.

Aunque es una mentira, esa emoción aspiracional de pretender ser obstaculiza el análisis de la realidad. No nos ubica en donde estamos de verdad y eso nos hace tomar decisiones equivocadas. A las nuevas generaciones nos han despojado de herramientas científicas y teóricas para ello; en los gobiernos neoliberales no solo eliminaron de nuestras clases la ética, la filosofía, el civismo y la historia; incluso nos despojaron de la clase de lógica. El neoliberalismo empobreció al Pueblo en todos sentidos: en lo económico, mutiló la constitución para privatizar el sector industrial, comercial y hasta el territorio nacional, aumentó impuestos, redujo el poder adquisitivo del salario y desapareció derechos laborales, entre otros. Pero también en lo intelectual, empobreció la capacidad de entendimiento de muchas generaciones.

Vuelvo al spot de la CAINTRA de Nuevo León, un comercial que algunas personas seguramente perciben inofensivo, pero en el fondo busca manipular. ¿Por qué? En realidad la inmensa mayoría en Nuevo León es clase trabajadora; somos empleadas y empleados a quienes por hacer un trabajo nos otorgan un salario o bien trabajamos 12 o 14 horas diarias vendiendo mercancías o servicios para obtener una remuneración. Es decir: no somos empresarios ni empresarias, pues no es lo mismo ser socio de uber, a ser dueño de uber; no es lo mismo trabajar en cervecería, que ser dueño de cervecería; no es lo mismo tener un canal de youtube a ser el dueño de youtube.

Sin duda, el más grande objetivo de la Cuarta Transformación es el cambio cultural,  lo que llamamos “la revolución de las conciencias”. El reto es grande y vamos avanzando. Estamos construyendo un nuevo régimen político, económico y social cuya base es la democracia. El triunfo de la Cuarta Transformación se dio primero en el ámbito político, llegamos al poder por la mayoría de los votos. Desde el gobierno federal,  se ejecuta una nueva política económica la cual tiene como principio la construcción de la justicia social: por el bien de todos, primero los pobres.

Por primera vez en décadas, el gobierno de la 4T aumentó el salario mínimo, beneficiando a la inmensa mayoría de la población trabajadora. No se han aumentado impuestos y se entregan apoyos en pensiones para millones de personas a lo largo y ancho del territorio. Solo menciono algunas de las acciones con las que el gobierno quiere mejorar las condiciones de los más necesitados y que, en palabras del Presidente, buscan “sacar de la pobreza a millones de mexicanos para constituir una nueva clase media, más humana, fraterna y solidaria (…) Y que estén más conscientes y politizados para que resistan campañas de manipulación y no sean presa fácil de lo que llevan a cabo los grupos de intereses creados, los que no quieren que haya cambio”.

Nos corresponde al Pueblo trabajador entender que hay una campaña para hacernos sentir que no somos empleados y empleadas; para alejarnos de la verdad, ya que había empresas nacionales y trasnacionales  —de comunicación en radio, televisión y prensa escrita— que antes de este gobierno no pagaban impuestos y hacían negocios con el presupuesto federal a costa del empobrecimiento de nuestras familias. Por eso repito lo que el 14 de julio de este año nos preguntó el Presidente: “¿Volvemos a lo de antes? ¿Les damos dinero del presupuesto o mejor seguimos como lo estamos haciendo, entregando eso que se les daba antes a los medios y a las grandes empresas de información convencional, en vez de entregarles todo ese dinero mejor se sigue usando ese dinero para apoyar a la gente, a los que lo necesitan y aguantamos la andanada de ataques?”

Aguantamos Presidente. Este Pueblo tiene aguante.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado