Hablemos de la academia

compartir

Hablemos de la academia

Por Elisa Godinez Godinez | martes, 26 de mayo del 2020.

En días recientes apareció una noticia que me llamó la atención en medio del páramo de la pandemia que no nos deja pensar ni hablar mucho de otras cosas que no sean de ella. Un colectivo intelectual chileno llamado Pliegue ha realizado una ‘webserie’ –que se estrenará este 27 de mayo– en la que hacen una fuerte crítica a la universidad como espacio central en la educación y en particular al sistema en torno al cual se organiza la investigación académica. El documental se llama “Paradojas del nihilismo: La academia”, y se podrá observar aquí

 

En el tráiler de la serie se mencionan varios elementos de la crítica como que actualmente el papel de la universidad es la de sustituir al pueblo por los expertos; el proceso a partir del cual se publican los artículos científicos –mejor conocidos en el argot académico como papers (por su nombre en inglés)– en el que éstos se tornan cada vez menos relevantes en tanto se leen muy poco –o no se leen en absoluto–, pero son la vía para garantizar la evaluación y la productividad de las y los académicos. La producción de los papers implica muchas veces y entre otros atropellos, una forma de apropiación tramposa del trabajo de otros; también revela cómo se propician y se sostienen tropelías a partir de las redes de amistad, por ejemplo cuando acuerdan tácita o expresamente citarse unos a otros en los dichosos papers. Estas son algunas de las cuestiones que se plantean en este trabajo. 

 

Aunque todavía no se estrena, enterarme de la existencia de este trabajo inevitablemente me ha interpelado. En estas líneas no puedo compartir la totalidad de las cosas que por experiencia propia he visto y padecido en el ámbito de la educación superior, los posgrados y el sistema de investigación académica en el área de las ciencias sociales de nuestro país y que son muy parecidas a lo que se plantea en el trabajo del colectivo Pliegue. Sin embargo no quiero dejar pasar la oportunidad de recordar que actualmente México atraviesa un proceso político que está alterando en mayor o menor medida muchas estructuras y prácticas. Por tanto creo que sería muy saludable en este contexto comenzar a hablar del papel de la educación superior, en particular de lo que sucede en los circuitos de la docencia y la investigación en las universidades públicas. Hablo de las muchas prácticas y reglas no escritas que sostienen un sistema hondamente injusto. Un ejemplo: mientras miles de profesores universitarios de asignatura con doctorados y posdoctorados reciben un sueldo miserable por su labor docente –por no tener un contrato con cierto número de horas con alguna institución– quedan excluidos de poder acceder al sistema que apoya con estímulos económicos la producción académica. 

 

Precisamente el trabajo del colectivo Pliegue cuestiona que todo este sistema académico genera la sensación de que es imposible transformarlo y por tanto nos colocaría a quienes participamos de él en las claves que propone este grupo, es decir, como oprimidos que aceptamos la opresión. Más allá de si estamos o no de acuerdo con esas claves interpretativas, lo cierto es que el problema existe y es necesario discutirlo justo en el momento en el que en nuestro país hay un contexto de transformación como he dicho y más aún cuando la humanidad entera se encuentra en el umbral –o ya directamente inmersa– en crisis muy graves que amenazan la vida en el planeta, incluyendo el cambio climático, la alteración de los ecosistemas y escenarios de colapsos ecológicos irreversibles. Hoy más que nunca requerimos cuestionarnos profundamente el papel y los alcances de la investigación académica, en particular aquella cuya única razón de ser es el criterio mercantilista de producir cada vez más papers que nadie lee y que está cada vez más lejos de contribuir a resolver o enfrentar los apremiantes y múltiples problemas que padecen las poblaciones más vulnerables o como dijeran las y los de Pliegue: más oprimidas.

 

 

Por Elisa Godinez Godinez | martes, 26 de mayo del 2020.

Elisa Godinez Godinez

.Politóloga y antropóloga. Investiga acerca de justicia por mano propia y violencias en contextos urbanos.

Ver todas sus columnas

Comentarios