Historias virulentas

compartir

Historias virulentas

Por El Soberano | miércoles, 25 de marzo del 2020.

Jorge Barrientos

“Preocupado por el descontento social y la potencial oposición política”, el Banco Mundial autoriza al gobierno un endeudamiento de más de 4 mil 300 millones de dólares, cantidad que representa casi el 50% de los compromisos totales que tiene el país con el organismo financiero internacional: 9 mil 500 millones de dólares. Investigadores en la materia cuestionan la transparencia con que se utilizan dichos recursos* (y todo con el pretexto del virus).

Qué la parece esta bomba noticiosa. Molesta, irrita, indigna. Bueno, pues lo único que faltó colocar es el nombre del presidente que solicitó dicho préstamo, 2009 era el año; la Influenza, el pretexto.

Tenían algunos días en México representantes del History Channel Inglaterra cuando se desató el peor momento de la crisis del virus de la influenza AH1N1, habían viajado a nuestro país para presentar al gobierno mexicano un ambicioso proyecto televisivo que consistía en un Reality Show, muy populares en esos entonces, cuyo programa consistía en una especie de búsqueda del tesoro estilo Indiana Jones pero basado en lugares históricos de México. Ya habían realizado algunos en otras partes del mundo y creían que México por sus múltiples lugares tenía mucho potencial para tener éxito. Un programa como este ayudaría a generar una fuerte ventaja económica para el canal y para el país. Una funcionaria de la secretaría de turismo de México en una visita que hizo a Inglaterra se mostró entusiasmada con el proyecto: había sido el canal para conseguir una cita con funcionarios del gobierno mexicano en los pinos en los próximos días.

Cuando se presenta la crisis de la influenza los dos representantes del History Channel estaban seguros que les cancelarían la cita debido a que con dicha emergencia en el país probablemente los pinos se encontrarían en cuarentena, siendo el centro neurálgico de respuesta a la crisis. Cuando los empleados del History se reportaron con sus jefes en Inglaterra estos les comentaron que era comprensible y que también de ser necesario, si ellos se quedasen por una cuarentena, lo entenderían y todos sus gastos serían cubiertos por el canal, que llamaran al personal de los pinos para revisar el estatus de su cita y de ser posible reagendar para fecha posterior.

Al reportarse con los pinos para revisar su cita, con sorpresa recibieron la respuesta de que su cita estaba confirmada para la fecha y hora que se les había asignado anteriormente, no recibieron ninguna observación de medidas sanitarias precautorias a seguir por lo que pensaron se los darían en los pinos al llegar. 

Llegó el día de la cita. Los empleados del canal británico iban en un carro enviado por personal del gobierno. Al acercarse el auto a una caseta de revisión en los pinos donde había militares, uno de los dos representantes del History, de origen inglés, le dijo a su compañero de origen mexicano que había olvidado su pasaporte en el hotel y que no traía consigo ninguna otra identificación oficial, que si él pensaba que iba a tener algún problema., por lo que su compañero mexicano respondió: “Claro que habrá problemas, cómo piensas que vamos a pasar si estamos a punto de llegar a la casa del presidente, a poco crees que en Inglaterra nos dejarían entrar a la casa de gobierno si llegáramos sin identificación, esperemos que no nos cancelen la cita”. Para su sorpresa al acercarse el auto, los militares indicaron que continuaran sin preocuparse por los ocupantes de la parte trasera; aliviados, los empleados relacionaron la acción con el hecho de que iban en un auto oficial. Ahora a la distancia pienso en esos narcos que han dicho que se paseaban por los pinos sin problemas.

Al llegar a los pinos fueron  conducidos a una sala donde les pidieron esperar a que llegara el funcionario que los atendería y a quien presentarían su proyecto; mientras caminaban por las amplias estancias de la hermosa casa presidencial no dejaban de observar con asombro que nadie usaba guantes, mascarillas, ni tenían cuidado alguno al socializar. “¡No te extrañe! es la casa presidencial. Debe estar súper desinfectada y además todos deben andar vacunados, aquí ya deben tener vacunas aunque a la gente le digan que no hay”, presumió el mexicano. No había otra explicación. Unos metros afuera en paseo de la Reforma y en el resto del país el gobierno se había encargado de decirle al pueblo mexicano que estaban ante un jinete del apocalipsis que de no cuidarse arrasaría con la vida en todo el territorio. Las calles estaban vacías.

Después de aproximadamente veinte minutos subió una comitiva de funcionarios de primer nivel y ante ellos se presentó el que iba a la cabeza del grupo como representante del gobierno mexicano ante el proyecto del canal británico, su nombre, Bernardo de la Garza, en ese momento titular de la Comisión Nacional del Deporte (CONADE), dato que sorprendió a los representantes del canal pues, qué tenía que ver un funcionario de deportes con un proyecto de corte histórico televisivo, a lo que este respondió que hasta hace unos días era el jefe de la Unidad de Proyectos Especiales de la Presidencia de la República y que estaba en contacto directo con el presidente quien lo había nombrado personalmente para este proyecto pues al gobierno mexicanole interesaba mucho, lo que entusiasmó a los dos empleados del canal quienes motivados comenzaban a hacer la presentación de su proyecto cuando de manera tajante fueron interrumpidos por el funcionario quien sin más preámbulos les aventó a bocajarro que se requería que su canal pagara 10 millones de pesos iniciales para que se llevara a cabo el programa, que no era necesario que le presentaran más. El joven inglés, sin entender, le preguntó a su compañero mexicano qué era lo que estaba diciendo el funcionario; este, entre sorprendido y avergonzado antes de dirigirse a su compañero, quiso confirmar con el funcionario para tratar de aclarar lo que para él podía ser una especie de mala interpretación o incluso confusión de proyectos, a lo que dijo: “Perdón señor, creo que hay un mal entendido, tal vez estamos en la sala equivocada, nosotros somos representantes del History Channel y venimos a ofrecerle al gobierno mexicano un Reality Show con el que el país tendrá una promoción a nivel mundial, ahora que si se refiere a que eso es parte de los permisos para trabajar en zonas históricas pensábamos que hablaríamos con autoridades del Instituto de Antropología o algo similar para que les digamos cuales son los lugares donde nos interesa trabajar”. Dicho esto para tratar de matizar un poco el bochorno que le causaba pensar que lo que el funcionario en los Pinos le estuviera pidiendo era una mochada de la manera más burda. Pero el funcionario sin una gota de arrepentimiento o intenciones de querer suavizar el tema, repitió que requerían 10 millones de pesos para ellos, eso era independiente de todo lo demás que se tuviera que gastar más adelante. El simple derecho a tener luz verde en su proyecto de parte del gobierno de la república era de 10 millones, que le dijera a su compañero y a sus jefes en Inglaterra también que no había ningún problema, que lo pensaran y luego respondieran. El trabajador del canal le dijo a su compañero lo platicado; este entendió y acordaron llevar la petición a sus jefes en el canal, se despidieron, no sin antes solicitarle al funcionario que de ser posible los vacunaran contra la influenza porque seguro ellos ya se habían vacunado, pues todos ahí se veían muy tranquilos, a lo que el funcionario respondió con la misma naturalidad que les había pedido 10 millones de pesos antes: “No se preocupen, eso de la influenza es nada más para la gente del pueblo, realmente no pasa nada”, mientras su grupo de achichincles que lo acompañaba sonreía asintiendo.

Así que gracias a esta influenza Felipito recibió un préstamo de 4,320 millones de dólares del Banco Mundial. Comenzó con los gasolinazos, cerró empresas e intentó subir el IVA a 17%. Por suerte no pudo y le dio más de 100 millones de pesos en contratos a televisoras y chayoteros para que lo pintaran como el salvador del mundo, no de México, del mundo. 

Así se las gastaba Felipe Calderón hace 11 años con un virus que solo afectó de manera “misteriosamente crítica” a México y cuya duración fue de dos semanas. Sí: dos semanas que bastaron para endeudarnos hasta la “coronilla”. 

Unas semanas después, aquél jinete del apocalipsis del que supuestamente nos había salvado Calderón no llegó ni al 0.00000001% de contagio y a los millones de pesos que supuestamente se gastaron en vacunas y equipo médico les pasó lo mismo que a los infectados: no los vimos. Ah y el programa del History Channel, no se llevo a cabo, por supuesto. 

Y a los extraterrestres, primero investiguen, después opinan.

Se imaginan cuántas inversiones se han perdido en México debido a la corrupción, porque alguien simplemente no le entró al cochupo que le pidió un funcionario corrupto, al igual, cuántos proyectos que no eran necesarios o benéficos se hicieron debido a la corrupción. Esto lo traigo a colación por el caso en Mexicali de la cervecera que el pueblo, preocupado por la escasa agua con la que la región cuenta, votó porque no se construya y que funcionarios de administraciones pasadas autorizaron, de manera corrupta seguramente; ya muchos críticos del actual gobierno se desgarran las vestiduras porque se irán las inversiones; seguro no viven en Mexicali y el gobierno al parecer siendo práctico ya invitó a la cervecera a instalarse en alguna región del sur del país donde el agua es abundante y no afecte a la población.  

“Apenas en la mitad de su administración, el presidente Calderón superaba en 900% los préstamos asumidos en todo el sexenio de su antecesor, Vicente Fox Quesada, revelan cifras de la institución bancaria. Los proyectos y programas activos de México con el Banco Mundial, indicaban que los créditos del país en los últimos tres años sumaban ya 4 mil 332 millones 600 mil dólares, a través de 18 “productos”, que supuestamente fueron asumidos para contribuir al combate a la pobreza, impulsar el crecimiento en el campo y crear estrategias que mitiguen los efectos del cambio climático, en su mayoría. La deuda se incrementó 919% respecto de los compromisos asumidos por su antecesor, el guanajuatense Vicente Fox, quien cargó 471 millones de dólares en números rojos a la economía del país. En suma, durante las administraciones panistas la deuda pública con dicha institución ascendió a 4 mil 804 millones 200 mil dólares. En el primer sexenio administrado por el Partido Acción Nacional (PAN), la Auditoría Superior de la Federación (ASF) e investigaciones de Fortuna dieron cuenta de supuestas irregularidades en el manejo de los recursos de la deuda.”Los informes de los “programas activos” del Banco Mundial indicaban que los  recursos autorizados colocaban a México como el segundo país más endeudado con el organismo financiero, y su pago obligatorio estaba  programado para 2026. El reportero Víctor Cardoso, del periódico La Jornada, precisaba que la deuda de México con el organismo internacional, a la fecha 15 de noviembre de 2019, ascendía a 9 mil 500 millones de pesos.”* https://revistafortuna.com.mx/contenido/2009/11/15/calderon-endeuda-mexico-con-el-banco-mundial/

 

Jorge Barrientos Vivas. Analista político, seguidor de la 4T y convencido de que la frase "Por el bien de todos, primero los pobres" no es slogan político sino consejo práctico.

Twitter:@jorgebarrivivas


 

Por El Soberano | miércoles, 25 de marzo del 2020.

Comentarios