junio 12, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
jueves, 13 febrero, 2020

Informalidad laboral: mejoremos las condiciones laborales en México

La informalidad laboral es uno de los temas más relevantes para los países como el nuestro. Según el dato más reciente del INEGI, más de la mitad (56.1%) de la población ocupada de nuestro país, tiene un trabajo informal. La definición de informalidad varía entre países, por lo tanto, es importante definirla claramente para México. Para nuestro país, un empleo informal es aquél que no tiene seguridad social o es vulnerable. Es decir, todas aquellas personas que trabajan y no tienen acceso a sus derechos sociales, como salud pública, ahorro para el retiro, entre otros.

Esta definición es muy amplia y abarca una gran heterogeneidad de trabajadores. Incluye gente honesta que no encuentra trabajo en el sector formal de la economía, y por necesidad tienen que buscar ingresos en diferentes tipos de ocupaciones: vendedores ambulantes; plomeros o electricistas a domicilio; agricultores que venden su pequeña producción, entre otros. También incluye a profesionistas “freelance” que prefieren la flexibilidad que ninguna empresa les da para poder trabajar desde casa y con horarios diferentes. Finalmente, está el grupo de trabajadores que están en una empresa formalmente constituida pero que la empresa, para evadir pago de cuotas, no registran a sus trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Estos ejemplos nos muestran que los trabajadores informales, no necesariamente son informales porque quieren, y que debemos concentrarnos en ayudar al último grupo. Las cifras son alarmantes para los trabajadores que son informales dentro de empresas formales; 28.7% de la población ocupada, está en una empresa formal, pero no está registrada en el IMSS. Reducir este tipo de informalidad es una de las más importantes tareas que tenemos en la 4T. 

La Secretaría del Trabajo tiene dos estrategias para reducir la informalidad. Por un lado, la Unidad de Empleo digno ha diseñado una estrategia para hacer inspecciones laborales en empresas sospechas. Se ha creado una alianza con el IMSS y la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. El IMSS provee información de empresas que tienen pocos trabajadores afiliados (existen casos de empresas que tienen registrado cero trabajadores a pesar de que son grandes empresas), la Secretaría del Trabajo inspecciona las empresas y multa con ayuda de Hacienda en caso de que se encuentren irregularidades, cosa que ocurre en la mayoría de los casos. Se trata de simplemente ejercer la ley y respetar el derecho de los trabajadores, algo que se había ignorado por décadas.

Por otro lado, se busca incentivar a los trabajadores que tienen elección, como vendedores, profesionistas e incluso trabajadores en empresas formales, para que exijan su acceso a la seguridad social. Esta política tiene como objetivo cambiar la mentalidad que ser informal es un problema del trabajador, para entender que, debido a la precariedad laboral, existe la informalidad. Un primer paso muy importante fue incrementar el salario mínimo. En contraste con lo que se presenta en modelos neoliberales, el salario mínimo reduce la informalidad, ya que muchos trabajadores sólo necesitan percibir mejores salarios para estar dispuestos a pagar su cuota al IMSS y tener acceso a la salud. Según la evaluación de impacto de Conasami, el incremento del salario mínimo en 2019 redujo la informalidad en alrededor del 2% en todo el país. Es un número modesto, pero es un gran paso en la dirección correcta. No se trata de combatir la informalidad, sino de mejorar las condiciones de trabajo para todos.

 

Luis Felipe Munguía Corella.Es economista por la Unison, Maestro en Economía por el COLMEX y  Doctor en Economía por la Universidad de California. Está especializado en salarios mínimos, política laboral y desigualdad. Ha escrito varias publicaciones sobre el análisis económico en políticas públicas, con énfasis en salario mínimo y discriminación laboral. Actualmente, es Secretario del Consejo de Representantes y Director Técnico de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (CONASAMI).

 

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO