Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
La agenda ambiental para Méxic

La agenda ambiental para México el 2020: temas delicados

La entrada del 2020 a algunos nos tomó por sorpresa: fríos y guerras aquí y en otras latitudes, y un presidente muy activo que nos dio un pequeño respiro al irse a “La Chingada” unos días a descansar. A continuación, enunciaré los que a mi juicio serán los temas candentes de la agenda ambiental este año, además de un reto para la cuarta transformación.

1.- Los megaproyectos. El escrutinio público a los megaproyectos del gobierno federal (Tren Maya, el corredor interoceánico, la refinería de Dos bocas, el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía), será el pan de todos los días. Más ahora con el protagonismo del EZLN y del subcomandante Galeano, además del cuestionamiento interno y externo a la validez de las consultas indígenas.

2.- La atención preventiva a los incendios forestales será prioritaria. Distintos pronósticos advierten que este 2020 será uno de los años más calurosos registrados en las últimas décadas. Habrá que estar muy atentos, que lo sucedido en Australia a finales del 2019 sirva como advertencia.

3.- La presión de la industria minera por facilitar la operación de las concesiones vigentes y el fuerte rechazo de comunidades rurales a desfundar sus terruños con las prácticas de extracción, sobre todo a cielo abierto y de inmensos movimientos de suelo, puede convertirse en un detonante del descontento social.

4.- Llevar a un marco legal claro la prohibición expresa de la fractura hidráulica como actividad extractiva de gas y petróleo, o dejarla solo como la opción temporal de una política presidencial.

5.- Una solución integral de largo aliento para la Selva Lacandona. Esta zona y la forma pública de atenderla, han dividido a la comunidad ambientalista en México, por lo que no se ve cerca ni fácil una solución que satisfaga a todos. 

6.- La oposición a grandes embalses para proveer de agua y electricidad a zonas socialmente sensibles, que fueron a su vez promesas de campaña, pondrán al gobierno federal, y en especial al Presidente, en un predicamento. El caso de Morelos es el más significativo, pero no el único.

7.- El papel de México y de su capacidad de cumplimento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU y la agenda global ambiental en general, junto con su postura ante el fracaso de la cumbre climática de Madrid, de cara a la cumbre de Londres agendada para finales del año.

8.- Aumentar la atención a la corresponsabilidad urbana ciudadana en la contaminación atmosférica de las grandes megalópolis. Un aspecto relacionado a la forma de movilizarnos: hace falta que, por ejemplo, se vaya abandonando a los vehículos automotores de un solo conductor, además de un manejo adecuado de los residuos urbanos, con especial atención en los plásticos. Resalta la decidida y valiente iniciativa del gobierno de la Ciudad de México para prohibir las bolsas de plástico de un solo uso. La SEMARNAT podría aprovechar la inercia para impulsar una propuesta legislativa de alcance nacional.

9. Atender en forma completa las pesquerías y el manejo de las costas. En este sentido, es urgente una legislación para mares y costas, con especial atención en la regulación al esfuerzo pesquero: varias especies pueden desaparecer para siempre si no actuamos urgentemente.

 10.- Superar las visiones especializadas (económicas, sociales y ambientales) por separado, de atención punitiva, y adoptar un política activa y propositiva en los nueve rubros mencionados arriba. Por ejemplo, dando por sentado que la obras van, hay que retomar la agenda de las energías limpias en el escenario nacional e incorporarlas en todos los ámbitos. La movilidad, la generación de electricidad, e impulsar una estrategia sostenible de desarrollo regional en las poblaciones y sus territorios, amortiguar sus impactos con programas innovadores que favorezcan la inercia en un sentido favorable para los  habitantes con proyectos apropiables, y no recurrir a soluciones fáciles y groseras como impulsar polos de desarrollo artificiales para las regiones. Que los trenes sean eso: elementos que favorecen la movilidad, además de resultar eficientes, con tecnologías de punta  y sustentables. Y, por favor, evitar la tentación urbanista occidentalizada de decir a los pobladores cómo deben vivir. Eso no.        

  

Pedro Álvarez Icaza. Experto en política ambiental y en gestión y manejo de recursos de cooperación multilateral internacional. Forma parte del programa de líderes ambientales de El Colegio de México.

@alvarezicazapc

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado