La crisis está en sus mentes

compartir

La crisis está en sus mentes

Por Rodrigo Cornejo | jueves, 08 de abril del 2021.

Una frase célebre del sexenio anterior fue aquella que acusaba al Pueblo mexicano de alojar una crisis en lo profundo de su mente. El expresidente Peña Nieto, en uno de sus últimos discursos, acusó que la crisis estaba en nuestras mentes y que éramos incapaces de percibir el cambio positivo que él había iniciado en el país con sus reformas neoliberales.

Esa frase causó indignación en medio de un país infiltrado por el narcotráfico, golpeado por la corrupción política y con una profunda desconfianza en el presidente y su corrupto círculo de colaboradores cercanos. Sin embargo, es hora de volver a ella para examinar —con una provocación— la crisis que realmente se aloja en las mentes de algunos mexicanos.

En los últimos 20 años, ha sido un lugar común de los activistas de organizaciones no gubernamentales, los autonomistas y neozapatistas decir que todos llevamos un pequeño priista dentro. De alguna forma parecen decirnos que el régimen moldeó a un Pueblo dócil y débil y que todos llevamos un pequeño dictador dentro. Ese pensamiento, extendido a la derecha política, es el que hace que a la menor crítica del Presidente López Obrador hacia las instituciones neoliberales, se acuse dictadura.

Entre las clases medias ilustradas, constantemente se culpa a la Cuarta Transformación de actuar de forma autoritaria y se le atribuyen características mágicas, como la omnipotencia en todos los ramos en los partidos políticos, en los jueces, en los medios de comunicación y en todas las esferas de la vida pública. 

No obstante, en las últimas semanas hemos atestiguado un vendaval desde los medios de comunicación y el Instituto Nacional Electoral —en algunos estados (como el mío, Jalisco) también desde los órganos electorales estatales— para cancelar candidaturas de Morena, y reducir la libertad de expresión del residente, apelando al deseo neoliberal de que el poder se haga contrapeso a sí mismo. Se ha sembrado la idea en la opinión pública de que Morena es autoritario por intentar preservar la mayoría legislativa en las próximas elecciones y la mentira de que el poder popular es para renunciarlo, no para ejercerlo.

Las clases medias abrazan esta idea por un entendimiento falso del poder. Esta es la verdadera ‘crisis’ que se aloja en sus mentes: que el poder es malo por naturaleza y que los individuos que apoyamos un proyecto político debemos, desde una mal entendida autocrítica, abandonar la aspiración a poder conquistar un poder y una mayoría legítimos de la mano del Pueblo mexicano.

Estas clases medias también abrazan esa idea, porque han comprado el discurso de que Morena es omnipotente y de que sus procesos políticos y administrativos tienen privilegios en el aparato del Estado mexicano y deben ser impolutos. En realidad, a ningún otro partido político se le exigen en la esfera pública tales cualidades. Al contrario, estas clases medias ilustradas pasan por alto enteramente el desdibujamiento ideológico de la coalición “Va por México” en donde PRI, PAN y PRD decidieron sin ningún programa en común aliarse meramente para preservar la poca fuerza electoral que les queda.

Eso no merece comentario alguno de estas clases medias ilustradas y mucho menos de algunos comentaristas que creen que Morena no debe defender la hegemonía que ganó legítimamente en las urnas y al hacerlo comete un gran pecado, mientras que todos los demás partidos políticos en la coalición esquizofrénica desde “Va por México” pueden, con sus actos, traicionar a sus bases, a su electorado y salir a la competencia electoral sin ninguna propuesta.

La única propuesta, típica de la hipocresía del centroderecha, es una de forma: es decir, hacer un “contrapeso” solo por hacerlo. Este discurso de una propuesta vacía es también un callejón sin salida, que desmoviliza y busca quitarle la sustancia a la política. Es una trampa y si lo aceptamos o dejamos que quienes todavía pueden dar su voto de confianza a la transformación de México caigan presa de ello, en efecto se habrá cumplido el adagio peñanietista — se habrá instalado una verdadera crisis en nuestras ment
 

Por Rodrigo Cornejo | jueves, 08 de abril del 2021.

Rodrigo Cornejo

Rodrigo Cornejo. Maestrante en Seguridad Pública. Creyente y practicante de la educación popular como herramienta de liberación de los pueblos. Empeñado en la defensa de lo público mediante la soberanía popular. Obradorista para transformar.

Ver todas sus columnas

Comentarios