Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
010721p1

La mañanera no es para todos

En medio de quejas y exagerados malos augurios para nuestra democracia, iniciamos la semana con un ejercicio dentro de La Mañanera que consiste en señalar las noticias falsas y desmentirlas con elementos de información veraz. Esto es parte de los esfuerzos que la Secretaría de Cultura, la UNAM y Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano han hecho desde hace tiempo ya para darle a las audiencias las herramientas necesarias para detectar la desinformación.

Diariamente se convive con imágenes editadas, portales digitales de medios tradicionales y nuevos que generan clics, anuncios y tráfico monetizando noticias falsas. No le “venden” solamente a la derecha, también sacan ventaja de la desinformación que le muestran a la población en general. Este panorama hace pertinente el “Quién es Quién” de las noticias falsas que comenzará dentro de La Mañanera.

Pero hablemos del diálogo circular en sí mismo. La conferencia mañanera no es para todos. El mismo gremio periodístico, en esporádicas reflexiones que ha hecho, acepta que el periodismo tradicional no se ha adaptado bien a los nuevos públicos y formatos. También reconoce que si alguien es responsable de “subirle el nivel” (como refieren de manera elitista algunos) esa tarea recae principalmente sobre medios y periodistas.

El polémico surgimiento de los youtubers no habría sido posible si la gente no hubiera abandonado masivamente a los medios tradicionales, que se encuentran inmersos en una severa crisis de credibilidad. Esto nada tiene que ver con el Presidente, sino con que los medios se dejaron corromper, corrompieron y tienen como objetivo primordial el lucro, ya no cumplir su función social. Algunos han violado sus propios códigos de ética y qué decir de los que ni siquiera tienen defensores del lector o de las audiencias. Han fallado.

En su crítica al ejercicio de desmentir noticias falsas, Carmen Aristegui señalaba que ello estaba “fuera de cualquier parámetro de la democracia”. Partir de la premisa de que el gobernante no puede “asumirse en quién decide la verdad y la mentira”, desautorizar de inicio, es parte del síndrome de Estocolmo que padece el periodismo y la sociedad mexicana. Parece que algunos sectores no terminan de sacudirse el periodo neoliberal, en donde había que oponerse sistemáticamente al gobierno y en donde la generalización de que el gobierno mentía siempre era una manera útil de actuar. Pensar que el gobernante no puede conducirse con verdad y que es malo por naturaleza es de ingenuos o parte de una enajenación pseudo anarquista.

Ninguna de estas dos enajenaciones ayuda a construir una sociedad más reflexiva. Al contrario, nos suma en el más profundo paternalismo y una indefensión ciudadana aprendida. Es el neoliberalismo que ha colonizado las mentes de la gente, para convencerlos de que el Estado y el gobierno no deben existir, mucho menos guiar o encabezar la vida pública.

Que quede claro: La Mañanera no es para todos. Exige de las audiencias un esfuerzo por abandonar los formatos breves, los vídeos de 1 minuto en donde todo se puede absorber sin reflexión, sin esfuerzo. Exige a los medios profesionalizar a sus periodistas y emprender de nuevo periodismo de investigación, alejado del financiamiento extranjero y las ONGs. Exige a los periodistas que dejen de protagonizar ellos las noticias, algo que se ha puesto de moda últimamente.

Por último, exige del Presidente apertura a la crítica y exige de la ciudadanía —sobre todo de la que se asume como oposición— el aprendizaje de que las conferencias de prensa abiertas son beneficiosas, que ayudan a hacer más pública la vida pública y que debemos dejar atrás la época cuando el Presidente les dijo a los periodistas “ya sé que no aplauden” en una pseudo conferencia de prensa en donde no se admitió ni una sola pregunta. México ya cambió y ese cambio le toca a todos impulsarlo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado