La nueva era de datos en México

compartir

La nueva era de datos en México

Por Gerardo Orantes Jordan | viernes, 31 de julio del 2020.

Hace apenas unos años, trabajar con datos sociales en México era un proceso tortuoso. Como estudiante de Matemáticas Aplicadas, todas mis prácticas académicas intentaba trasladarlas al campo de las Ciencias Sociales. Con cierta frustración descubrí, como la mayoría del gremio, que antes de comenzar a analizar un número importante de bases de datos de interés para estas áreas, había que pasar por el camino pedregoso de obtener la información y homologarla. Esto contrastaba con aquellas de otras áreas de investigación, que estaban perfectamente estructuradas, sobre todo las vinculadas a temas de mercado.

El primer reto era encontrar la información buscada. En casos fortuitos, esto se lograba tras navegar las páginas web oficiales, comúnmente poco organizadas y con menús confusos. En ocasiones menos afortunadas, la información simplemente no se publicaba. En un segundo momento, había que encomendarse al santo de su devoción y pedir que el formato fuera aceptable. Todas las posibilidades eran viables: desde hojas de cálculo sin estructura hasta imágenes que había que convertir a texto para después empezar a homologar los datos. Más de una vez, saber programar no me libró de tener que construir mi base de datos a mano.

El contraste con la actualidad es brutal. Parecieran lejanos esos tiempos, por ejemplo, al navegar por la página https://coronavirus.gob.mx/datos/ y encontrarse con un tablero de control con visualizaciones de datos de vanguardia, análisis estadístico ulterior al reporte de frecuencias, y, lo más importante, con información actualizada. Además, ofrece la posibilidad de descargar tanto el reporte como la base de datos en un formato adecuado para hacer análisis estadísticos. En resumen, todo aquello que un analista de datos sociales podría desear.

Los cambios han sido paulatinos y, por supuesto, están vinculados a las innovaciones tecnológicas. El análisis de datos se ha facilitado no solamente en México sino en el mundo. Sin embargo, los avances no han sido solamente técnicos, sino también y, quizá principalmente, de voluntad política. Quienes llevan las riendas de la Tecnología de la Información y de la Ciencia de Datos en la Cuarta Transformación han sido consecuentes con los principios de honestidad y transparencia que ostenta el Gobierno, y han encaminado al país a la vanguardia en transparencia de datos.

Hace algunos días, por ejemplo, la Secretaría de Economía publicó https://datamexico.org/ , un proyecto novedosísimo que, según el propio portal, “permite la integración, visualización y análisis de datos públicos para fomentar la innovación, inclusión y diversificación de la economía mexicana”. Es una página fácil de navegar que pone a disposición de cualquier internauta información de relevancia sobre lugares, productos, industrias, instituciones y ocupaciones con visualizaciones interactivas, potententes, que facilitan la comprensión de los datos.

Otro ejemplo muy relevante en la materia es el Portal de Datos de la Ciudad de México del Gobierno de la Ciudad de México, https://datos.cdmx.gob.mx/. En él, se pueden explorar y descargar datos de la capital del país que son útiles no solo para la investigación social, sino también para el análisis de ciertos mercados económicos. Una distinción importante de este portal es la presentación georeferenciada de los datos a través de proyecciones cartográficas interactivas.

Nos acostumbramos tan rápido al cambio que hoy la transparencia de datos se da por sentada. La democracia también pasa por el acceso completo a la información. Democratizar los datos, es finalmente, democratizar al país.

Por Gerardo Orantes Jordan | viernes, 31 de julio del 2020.

Gerardo Orantes Jordan

Chiapaneco. Actuario y Matemático del ITAM. Estudiante de la Maestría en Análisis de Datos Sociales en Essex.

Ver todas sus columnas

Comentarios