La palabra convence, el ejemplo arrasa

compartir

La palabra convence, el ejemplo arrasa

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 21 de agosto del 2020.

En Veracruz se está llevando a cabo una transformación de fondo. Resulta inaudito –por decir lo menos- que los grandes medios de comunicación nacionales eviten a toda costa hablar de los logros alcanzados en un lapso tan corto, pero sí dediquen horas y primeras planas cuando ocurren eventos desafortunados. 

No es poca cosa gobernar un estado de esta dimensión, con problemas estructurales arrastrados desde hace décadas, sobre todo después de un trienio criminal de gobernadores donde las riendas de la administración quedaron en manos de Fidel Herrera, Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes. Pareciera una hazaña.

Durante mucho tiempo, el gobierno veracruzano estuvo a disposición de los más siniestros intereses, y unos cuantos se enriquecían de forma exorbitante a costa del dinero público, mientras la gente más necesitada fue abandonada y dejada a su suerte.

El Gobierno del Ingeniero Cuitláhuac García ha puesto manos a la obra con la prioridad de colocarse al servicio del Pueblo y meter orden en una administración que fue recibida prácticamente en ruinas. No son palabras que se lleve el viento: los resultados están a la vista, son un hecho. Mencionaré en las siguientes dos entregas algunos de ellos que, como ya dije, pueden ser desconocidos fuera de nuestro estado debido al cerco mediático del que somos víctimas.

Respecto a la deuda, uno de los lastres más dolorosos con los que se ha cargado últimos años, la Secretaría de Finanzas ha llevado a cabo un gran esfuerzo por sanar las finanzas públicas con austeridad y poniendo al centro la eficiencia y la honestidad en el manejo de los recursos. Tal ha sido el trabajo que en tan solo dos años se consiguió que las agencias internacionales mejoraran la calificación crediticia del estado, además de haber sido reconocidos por la Secretaría de Hacienda del Gobierno de México como la entidad que más redujo su deuda pública. Es digno de mencionar también, por su importancia histórica, que se pagó la deuda de la Universidad Veracruzana con el SAT, que superaba los mil 600 millones de pesos y motivó la salida a las calles de estudiantes en 2016 para exigir su pago.

Es tan importante pavimentar una calle como pagar una deuda que afecta la vida de todas y de todos.

Así, fortaleciendo las finanzas, como eliminando los gastos superfluos, ha sido posible aumentar el gasto del Gobierno en áreas clave. Por ejemplo, la Secretaría de Infraestructura y Obra Pública ha tenido como encomienda terminar las obras que fueron mal contratadas y abandonadas por los anteriores gobiernos corruptos, así como la pavimentación de calles en las periferias de las ciudades.

Las obras de mayor envergadura tienen como eje el desarrollo regional equitativo, dando prioridad al impulso de las economías locales. Una muestras es el norte del estado, gran región citrícola donde viven cientos de personas quienes veían sus actividades perjudicadas por las deplorables condiciones en las que se encontraba la infraestructura carretera que los conecta con los demás puntos del estado hacia donde llevan sus productos. Hoy ya no son olvidados por las instituciones.

Desde la Secretaría de Gobierno, a través de distintas instancias como el Registro Civil, se ha realizado un trabajo inmenso de dignificación hacia muchos ciudadanos que, por increíble que parezca, jamás habían tenido en sus manos un acta de nacimiento ni ningún documento de identidad. Esto es trascendente porque significa que, por primera, además de contar con certeza jurídica, son vistos como plenos sujetos de derechos. No exageramos cuando decíamos que antes no existían ante el Estado.

En lo personal, y a manera de reflexión, lo que he visto constantemente y me llena de orgullo es que en todas y cada una de las dependencias del estado que antes servían para simular o desfalcar, mientras dejaban fuera a la ciudadanía sin gestionar uno solo de sus problemas, hoy se percibe un ambiente de trabajo y servicio público incansable e incondicional. Vemos a un Gobernador que puede llegar a una reunión a las 8 de la noche a la Secretaría de Finanzas y es recibido con entusiasmo por trabajadores que siguen cumpliendo con la enorme responsabilidad, pero también dicha, de rescatar a su entidad y mejorar la vida de la gente. Es verdad, sí, con palabras y promesas se convenció a millones de veracruzanos de votar por un cambio; de que sí había una alternativa al desastre que vivíamos. Pero hoy, en los hechos y con el trabajo, se está correspondiendo a su confianza con responsabilidad, trabajo, honestidad y un compromiso nunca antes visto en nuestro Veracruz.

Porque la palabra convence, pero el ejemplo arrasa. 

Por Dorheny García Cayetano | viernes, 21 de agosto del 2020.

Dorheny García Cayetano

Licenciada en Derecho. Actualmente representa a Veracruz como Diputada Federal en el la Cámara de Diputados y es Consejera Nacional de Morena. Ha acompañado al Presidente López Obrador desde la lucha contra el desafuero en 2005 y fue Secretaria Municipal de Morena en Xalapa. Sus temas de interés son el género, las juventudes y los derechos humanos.

Ver todas sus columnas

Comentarios