Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp Image 2021-10-12 at 08.54.44

La reforma eléctrica: un flamante hecho histórico

Para este tema, doy fe y suscribo con las palabras que, en su expresión máxima y con el orgullo nacionalista por delante, plasmó en una carta un  30 de marzo de 1968, el propio expresidente Lázaro Cárdenas del Río, dirigiéndose a Jesús Reyes Heroles, cuando este último fungía como Director General de Petróleos Mexicanos bajo la administración del innombrable Gustavo Díaz Ordaz.

La administración de Díaz Ordaz estuvo incrustada, en el ámbito internacional, dentro del endurecimiento de la política latinoamericana estadounidense tras el triunfo de la revolución socialista cubana y la extensión en América Latina de la guerrilla de liberación nacional apoyada por el bloque soviético y el gobierno revolucionario cubano.

Entendiendo ese panorama de la influencia de las políticas imperialistas e invasoras de los Estados Unidos, dentro de la carta hay un fragmento que considero muy puntual y muy certero:

“No es inoportuno anotar que el espíritu nacionalista de la expropiación de 1938 y de la Reforma Constitucional de 9 de noviembre de 1940, no se respetaron plenamente: los contratos de exploración y explotación permitidos por la Ley Reglamentaria de 1941, se concedieron con participación en la producción del petróleo a empresas nacionales y extranjeras” (afortunadamente ya se cancelaron los 18 contratos, en ese entonces del año 2013).

18 contratos se han cancelado a la fecha. Hoy día, el panorama luce finalmente aún mucho mejor bajo la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador. De los 18 se han encontrado más contratos leoninos que nunca, firmados desde los tiempos de Carlos Salinas de Gortari, que además de privatizar y acabar toda forma de autosuficiencia que México sostenía para su bienestar y futuro de los mexicanos, mermó aún más el sector energético y petrolero. Las siguientes administraciones terminaron por rematar lo que más se podía y dejaron unas que otras sobras para que el país pudiera seguir produciendo ingresos, finalmente puedan ser despojados y pasar al entreguismo.

Hoy nuevamente se puede consumar un hecho histórico aún más deslumbrante, muy a pesar de las políticas mezquinas e imperialistas de los Estados Unidos y  España (este último por cierto se encuentra en un grave aprieto, al saberse de las denuncias que el actual gobierno español tiene en su contra, en materia de privatización del sector energético). México finalmente puede ser el país que lograría plantarles frente a las empresas extranjeras; no se trataría de ganar una batalla, sino la guerra misma. México se convertiría en el faro de luz, de bonanza, de autosuficiencia y de esperanza para las y los mexicanos. Y no solo eso, sino que también se convertiría en el faro de ejemplo para que las y los españoles puedan también lograr tener lo propio y lo justo para sus connacionales.

Mediante acuerdos legislativos, mediante la unión y el entendimiento conjunto de las fuerzas políticas que conforman parte de la 4T, junto a uno de los contrarios, sí, sí se llevará a cabo y será una realidad.

Por tanto, usando las palabras del expresidente Lázaro Cárdenas y modificando un poco, diría: “No es inoportuno anotar y hacerlo realidad, que haya un espíritu nacionalista de la expropiación eléctrica en 2021”.

La 4T llegó para poner orden, llegó en sintonía con el clamor de las y los mexicanos para y por lo mejor del país.

LA 4T es insuperable.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado