La “verdad histórica”, oficialmente cancelada

compartir

La “verdad histórica”, oficialmente cancelada

Por Ximena Molina | jueves, 09 de julio del 2020.

Christian Alfonso Rodríguez Telumbre tenía 19 años cuando desapareció a manos del Estado en septiembre de 2014. Él soñaba con ser veterinario o maestro de educación especial, pero su familia no podía solventar los gastos por lo que tuvo que entrar a estudiar a la Escuela Normal de Ayotzinapa. Este martes hallaron restos de su cuerpo en una barranca en Cocula, Guerrero como parte de la investigación de la Fiscalía General para esclarecer el caso de los normalistas desaparecidos. 

La desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa hace casi seis años es una de las tragedias más grandes en la historia del país. El evento se caracterizó por ser un claro ejemplo de violencia estatal; no sólo por el uso de la policía y milicia para atacar y desaparecer a estudiantes que se dirigían a la Ciudad de México desde Iguala; también por las alianzas con el narcotráfico con las cabeceras estatales y municipales, así como por el proceso de investigación y “procuración de justicia” turbio y revictimizante. 

La investigación encabezada por Murillo Karam dio carpetazo y difundió una supuesta “verdad histórica” en la que se atribuyó al grupo narcotraficante Guerreros Unidos la responsabilidad de la desaparición y asesinato de los jóvenes normalistas. Según esa oscura versión de los hechos, los cuerpos de los estudiantes fueron incinerados en el basurero de Cocula y sus restos arrojados al río San Juan. 

El 7 de julio de 2020 se confirmó la correspondencia del ADN de Christian Rodríguez con restos óseos hallados en la barranca “La Carnicería”, también en Cocula ¿por qué este hallazgo es importante? Porque el Fiscal General Gertz Manero pudo desmentir con evidencia la versión que dictaba que los restos fueron incinerados en un basurero, lo que fue el pretexto perfecto del gobierno peñista para dar fin a la investigación. El hallazgo también refleja la constante voluntad del viejo régimen por oscurecer y dar por terminado el caso, pues el Grupo de Interdisciplinario de Expertas Independientes había advertido a la entonces Procuraduría de buscar restos en esa barranca. 

La desaparición de un ser amado debe ser de las sensaciones más terribles por las que cualquier persona pueda pasar. La incertidumbre de no saber qué pasó o que le está pasando a la persona que amas, jamás podrá ser expresada. La angustia por la impotencia y el coraje debido a la constante violencia estatal deben ser simplemente indescriptibles. Nunca podremos terminar de entender el dolor por el que atraviesan los familiares de los estudiantes de Ayotzinapa.

El hallazgo del cuerpo de Christian es doloroso, pero es una certeza que permite desmentir la supuesta verdad que el gobierno peñista quiso posicionar. La justicia no se alcanzará sin voluntad política y hoy, al fin, la Fiscalía General comienza a romper el pacto de impunidad al solicitar la aprehensión de 46 exfuncionarios de Guerrero, entre los cuales se encuentra Tomás Zerón -quien fuera el encargado de la recolección de evidencias que sostuvieron “la verdad histórica”. 

Aún seguimos sin saber qué les pasó a los otros 42 estudiantes normalistas, pero la militancia obradorista, el Presidente y todas las personas defensoras de Derechos Humanos; seguiremos al pie del cañón exigiendo justicia hasta que toda la verdad salga a la luz y el pacto de impunidad no sólo sea roto, sino totalmente eliminado. 

¡Justicia para Christian Alfonso Rodríguez Telumbre! 

¡Siempre nos faltarán 43!

Por Ximena Molina | jueves, 09 de julio del 2020.

Ximena Molina

Ximena Molina. Feminista y obradorista. Militante en la @ChinacaFem_mx Politóloga en formación por la UNAM. Asistente de Investigación en el IIJ-UNAM.

Ver todas sus columnas

Comentarios