Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Las armas de Culiacán

Las armas de Culiacán

Lo ocurrido en Sinaloa es, sin duda, el reto de seguridad pública más importante en casi un año del actual gobierno y generó una marca que resultara difícil de quitarse en el corto plazo. Hay muchísimas interrogantes que no se han resuelto y que deberán de esclarecer con la transparencia que prometió el Fiscal General. 

No obstante, hay ocasiones en donde es necesario ver el bosque completo y no únicamente un árbol. Me explico: los datos más reciente publicados por el Centro Nacional de Información parecen señalar que hay un llamado “punto de inflexión”, mediante el cual vemos que las tasas de víctimas de homicidio doloso (uno de las métricas que se pueden utilizar para medir la incidencia delictiva) bajaron más de 8 puntos porcentuales respecto a julio de 2018. Es insuficiente en un país con los retos que vive México, pero quizá es una señal de que el panorama mejorará.

Adicionalmente, los terribles incidentes que ocurrieron la semana pasada en Sinaloa vuelven a poner el dedo en el gatillo a uno de los temas bilaterales más espinosos: Miles de armas de fuego de alto calibre cruzan desde Estados Unidos hacia México y es un factor de alto impacto en los altos índices de violencia en algunas regiones de nuestro país.

El canciller Ebrard, el secretario Durazo y funcionarios de alto nivel en materia de seguridad se reunieron para discutir en el Subgrupo de Armas del Grupo de Alto Nivel de Seguridad con funcionarios estadounidenses. En ese espacio el carismático embajador Landau afirmó que hay voluntad política para enfrentar el reto compartido. Ojalá: Un informe del Center for American Progress detalla el impacto del negocio armamentista en EEUU en el crimen en el exterior. De acuerdo con el informe, nuestro país no es la excepción: Entre 2011 y 2016, el 70% de 106,000 armas de fuego que fueron rastreadas en México como parte de una investigación fueron originalmente adquiridas legalmente en EEUU.

¿Qué tan viable es un cambio de actitud público por parte del gobierno de EEUU? En el corto plazo, parece improbable.

Parte de la retórica durante muchos años es que México exporta drogas y personas a Estados Unidos. Por su parte, nuestro vecino exporta armas de fuego de alto calibre–un negocio multimillonario y con una laxa regulación. Pese a los alarmantes números en materia de seguridad en muchas ciudades en Estados Unidos e incidentes sumamente publicitados de tiroteos en escuelas o lugares públicos, no se ha avanzado realmente en una agenda legislativa que limite la industria y limite su compraventa. Incluso, en el aspecto internacional, EEUU abandonó el “Tratado sobre Comercio de Armas” (Arms Trade Treaty en inglés), lo cual es una señal de su poco compromiso internacional en la materia. 

Tengo poca confianza que en los próximos años veamos un cambio de fondo en la cantidad de armas. Espero equivocarme. De la tragedia que ocurrió en Culiacán, espero que nuestras autoridades en materia de seguridad tomen cartas en el asunto.

Luis Mingo. Internacionalista por la UIA con posgrados en LSE y Fudan University. En cancillería trabajé en la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, la Dirección General de Comunicación Social y el Consulado de México en Seattle.

@Luis_Mingo_

Otros textos del autor:

-En riesgo 600 mil ‘dreamers’

-Abrir y cerrar puertas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado