Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Las caderas sí mienten: la obj

Las caderas sí mienten: la objetivación de la mujer en el Super Bowl

Estamos a unos días de presenciar el evento cumbre de la liga deportiva más exitosa del mundo: el Super Bowl. ¿Y qué tan importante es? Pues bueno, la NFL es dueña de un día de la semana en la vida de un país, ella y sus 10 hrs de juego los domingos. Según Forbes, el Super Bowl tiene una ganancia estimada de 630 millones de dólares, el costo promedio de un spot de 30 segundos durante el medio tiempo vale al menos 5 millones de dólares. 

Por primera ocasión, Jay Z, rapero y productor afroamericano, es el encargado de organizar este espectáculo. Controversialmente, en años anteriores, diversas artistas rechazaron la invitación a participar en solidaridad con Colin Kaepernick y sus protestas por discriminación racial, jugador que hoy en día, por tal motivo, sigue sin ser contratado en ningún equipo. 

Las elegidas: Shakira y J.Lo, dos latinas con reconocimiento internacional.

Sin demeritar su valor artístico, sino como pretexto para sostener una conversación pendiente ¿qué tanto de su triunfo se ha construido bajo un discurso en donde la mujer logra el éxito solo a través de la objetivación de su cuerpo? 

Más allá de su imagen, las dos tienen trayectorias legendarias dignas de este protagonismo. Por un lado, en 1997, Jennifer López protagonizó Selena, convirtiéndose en la primera actriz de origen latino en ganar un millón de dólares; por el otro, ese mismo año, Shakira rompió el record de asistentes en El Campín de Bogotá, al cerrar la gira mundial Pies Descalzos

La objetivación sexual de las mujeres no es exclusiva de los eventos deportivos ¿cuántos comerciales has visto hoy donde la apariencia de una mujer es sexualizada? La dominación patriarcal que hay sobre las mujeres como objetos no es nueva, en la Antigua Grecia se reconocía a las mujeres únicamente por su fertilidad. Durante los setenta, se asentó la idea de que las mujeres deben satisfacer el deseo de los hombres, mientras ellos ejercen su libertad sexual. Hoy en día, aún hay anuncios perfectamente normalizados donde las mujeres aparecen en lencería y en situaciones de abuso. 

La sexualización de la imagen de las mujeres es agenda de protesta de algunas y herramienta de marketing para otras. Al cantar tengo tacones de aguja magnética, para dejar la manada frenética, mientras baila dentro de una jaula, Shakira cede a la objetivación de su cuerpo, explícitamente con sus letras y coreografías. Dicho álbum fue disco de oro en 8 países y doble platino en México y Colombia; vale la pena reflexionar si con otro atuendo y coreografía el éxito habría sido el mismo. 

Durante la 42ª Entrega de los Grammy Awards, Jennifer López revolucionó la alfombra roja al asistir con un vestido de chiffon verde Versace unido solo por debajo del abdomen. Este atuendo es reconocido como uno de los más icónicos en la historia de la moda y por ello, la plataforma de Google nos permite hoy en día buscar imágenes. Al año siguiente, J.Lo se convirtió en la primera artista en colocar un álbum y una película en el primer lugar de ventas la misma semana. ¿Cómo separar estos logros de sus siempre sexualizados atuendos? 

Para los medios de comunicación, la objetivación de la mujer es únicamente una estrategia publicitaria donde las mujeres son el mayor objeto de deseo. Durante siglos, las mujeres hemos recibido información opresiva sobre cómo debemos lucir, qué actividades podemos realizar y cómo debemos realizarlas; es momento de romper con la construcción del éxito a costa de usar el vestido más corto o hacer el baile más sensual. Esta no debe ser la única forma en que las mujeres logremos protagonizar el espectáculo más esperado del año. 

P.D. ¿Mi pronóstico? ¡Mahomes!

Mar Del Rio Ferreira.Comunicóloga audiovisual por la Universidad del Claustro de Sor Juana. Trabaja en el Congreso de la Ciudad de México. Overthinker, obsesiva compulsiva catastrófica. Detesta el cilantro y el patriarcado.

 @Mardferreira

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado