Las locuras de la oposición

compartir

Las locuras de la oposición

Por Sol Arriaga | viernes, 16 de octubre del 2020.

Tal pareciera que la pandemia no solo pegó en lo físico, sino también en lo mental. Además de lo que ya conocemos de esta enfermedad, podemos constatar que desde inicios de este año 2020 (cuando se destapó dicha pandemia) hubo, además de los padecimientos físicos, una ola de insensatez y poca cordura de la oposición al gobierno que encabeza el Lic. Andrés Manuel López Obrador.

Una muestra clara de todo esto es la cantidad de zafarranchos, berrinches y viles actuaciones por parte del prianismo, sus corrientes derivadas y sus ideologías neoliberales.

El primer ejemplo lo encontramos en el empresario regiomontano Gilberto Lozano - exdirigente de rayados de Monterrey- quien se encargó de crear lo que él autodenominó “un movimiento social de los mexicanos que pagan impuestos, que actúan como mandantes constitucionales, jefes, patrones de los servidores públicos a quienes pagamos sus sueldos para servirnos. Nos sentimos los dueños de México”. Lozano se ha encargado de dirigir marchas, plantones (sin gente) y hasta performance al más mero estilo de Zona Maco. Su locura, sin embargo, no es inofensiva y no para en manifestaciones pacíficas. Este señor ha llamado a tomar las armas, ha amenazado de muerte al Presidente de la República y ha insinuado que hará atentados en Palacio Nacional, sin importar a quién arrastre, con tal de lograr su cometido: ver a López Obrador fuera de la silla de la presidencia de México.

La cadenita de la locura sigue con los Ferriz -Pedro padre y Pedro hijo-. Estos dos señores son parte de la confabulación de periodistas que recibían chayote de parte de los anteriores gobiernos. Al llegar AMLO a la presidencia, se acabaron sus privilegios y enfatizaron más sus ataques, sin escrúpulos, sin empachos y sin ningún limite para ocultar, aunque fuera un poco, la línea que los rige.

Recordemos aquel audio filtrado donde el periodista Pedro Ferriz padre está en una llamada telefónica con un empresario, hablando sobre como y con quienes organizarán un plan los empresarios más poderosos del país, para atacar al Presidente y provocar así que no se le aprobaran ninguna de sus propuestas y reformas. Sin mencionar al junior Ferriz Hijar, cuyas redes son exclusivamente para levantar calumnias, improperios y atacar a la familia del presidente.

En el mismo son tenemos a los aliados de Xóchitl Gálvez. En primera fila está el exdiputado Arne Aus den Ruthen Haag, quien al no alcanzar cargo público en esta administración, se agarra de la panista para obtener algunos centavos a cambio de atacar no solo al Presidente, sino a la 4T y a sus integrantes.

La cereza del pastel nos la dio esta semana la senadora y ex comunicadora Lilly Téllez. Como sí de un espectáculo se tratase, se subió al estrado de la Cámara de Senadores y sin más objeto que escandalizar y hacer un circo de este recinto, gritoneó y soltó una sarta de reclamos sin fundamentos durante la comparecencia del subsecretario de Salud y vocero del gobierno federal durante la pandemia del Covid-19, Hugo López Gatell. La senadora -ex morenista, ahora panista- desató sus diálogos bien ensayados; reclamó cosas que la mayoría de los mexicanos sabemos, por conciencia propia, no están dentro del control del Dr. López-Gatell en una epidemia que la mayoría de los países no han sabido sortear. Fue tanto el show mostrado, el desgarro de la senadora, que por un momento sentí que estaba presenciando una concurso de declamación de secundaria, al más puro estilo de “Por qué me quite del vicio”. 

Se podría enumerar y enunciar a un sinfín de opositores que han rayado en lo ridículo, con actos, actitudes, declaraciones y actuares. La lista es tan larga que no acabaríamos en esta columna. Lo que sí queda presente es que las políticas de cero chayotes y cero corrupciones están pegando duro dentro de las cúpulas de la oposición y quisiera pensar que ese es el motivo de todo.

Este último acto de locura de parte de Téllez no pasó desapercibido por el Presidente, quien en la mañanera hizo hincapié y lamentó que ahora se esté usando el recinto del senado para un show político de la derecha mexicana. Dejó claro lo siguiente: "El que hagan plantones y la prensa calumnie, el que sean malcriados o malportados en el Congreso con los que van a informar como lo hicieron con el doctor Hugo López-Gatell, que lo maltrataron, y los gritos y esos excesos, pues eso no tiene mucho efecto (en la población), además es parte pues de la vida democrática del país. Hay que actuar también con respeto. Si invitan a los funcionarios a que informen en el Congreso y los tratan así pues ¿para qué los invitan si no los dejan hablar? ¿Nada más por el espectáculo? No ayuda ni siquiera a la institución, porque no puede haber debate ordenado, pero se entiende que estén muy molestos por lo que está sucediendo.”
 

Por Sol Arriaga | viernes, 16 de octubre del 2020.

Sol Arriaga

Diseñadora gráfica egresada de la Universidad Quetzalcóatl de Irapuato con Maestría en Administración, especializada en Mercadotecnia por la misma institución.

Ver todas sus columnas

Comentarios