Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Lecciones de grafología forens

Lecciones de grafología forense: La escritura de un mentiroso

“Si me engañas una vez, tuya es la culpa, si me engañas dos la culpa es mía”  

(Anaxágoras)

Yo miento, tú mientes, todas y todos mentimos por lo menos una vez al día y existen muchos motivos que nos llevan a hacerlo y lo que pasa es que no desarrollamos la habilidad de reconocerlas en la evolución de la especie, la educación misma descarta el instinto para reconocerlas, esto porque socialmente la confianza en los demás no solo es necesaria si no que hace más fácil vivir. La mayor parte del tiempo el engañado tiene tanto interés en creer en la mentira como el autor de la misma.
Existen varios tipos de mentiras las que hacemos por ocultamiento, cuando no decimos nada, pero preferimos esconder la verdad o decimos solo parte de ella, cuando transformamos la realidad o la exageramos estamos mintiendo también, en nuestro día a día es parte de nuestra cotidianidad e incluso una ayuda en algunas de nuestras profesiones como, por ejemplo, el vendedor que siempre exagera la realidad para lograr cerrar una venta.
Existen tipos de mentirosos con existencia de algún trastorno de personalidad como los antisociales, que poseen encanto superficial, egocentrismo patológico, falta de remordimiento, los mitómanos que sus delirios no son mentiras conscientes y los psicóticos que sus alucinaciones, aunque las creen, son contenidos del pensamiento incongruentes con la realidad.
¿Como es que podemos reconocer en los trazos signos de mentira?, pues es por que la escritura es el proceso de la automatización seminconsciente del aprendizaje modificada por motivaciones profundas e inconscientes en la evolución crono-biológica, espacio-temporal y psicosomática del individuo, por ello podemos ver la personalidad grafica individual de cada persona como algo único ya que todos somos diferentes, si compartimos algunas similitudes pero nunca seremos igual a otro.
El cerebro materializa el psiquismo y la personalidad humana en los movimientos musculares externos que vienen ya determinados por las emociones psíquicas internas, por ello podemos ver signos fijos o gesto tipos que no son mas que impulsos inconscientes únicos e individuales que cada persona posee es como la marca que te distingue.
Si en una persona su personalidad es tendiente a la mentira, podemos ver esa manifestación en sus trazos llamada “Artificiosidad “. Los principales elementos de una escritura artificial y el  empleo sistemático y simultaneo de los siguientes signos, no solo uno de ellos si no en conjunto constituyen a la escritura artificial o sea a la mentira sistematizada.
Escrituras muy invertidas lo que significa que los ejes de la letra están hacia la izquierda o muy inclinados a la derecha casí acostados, bucleada y regresiva, me refiero a letras que están rellenas como de rizos este signo se observa  en los óvalos, grande o inflada (mentira por vanidad), los trazos que no son curvos o redondos si no que mantienen una estructura en forma de ángulo (mentira por obstinación), cuando cada mayúscula es diferente. (falsedad), cambios de estilo en el mismo escrito (falta de congruencia, no son sinceros), ausencia de las barras de la «t» (mentira por pereza o negligencia), escrituras regresivas y complicadas (mentira por egoísmo) y creciente que va de pequeña a grande, creciendo en la misma palabra o línea (mentira por exageración), entre otros.
Aquí viene nuestro ejemplo, la firma de Rafael Caro Quintero, el capo del cartel de Guadalajara su firma tiene una peculiaridad, en mi tesis titulada «Las letras del Narcotráfico» para  la UAB, elaboro un análisis de la letra y firma del capo, podemos observar a un mentiroso.

En la forma, su firma es legible hay determinación para llevar acabo lo convenido se siente a gusto consigo mismo y se siente seguro de lo que piensa y hace, en la dirección es ascendente lo que indican aspiraciones, carácter ambicioso y búsqueda de éxito, refleja una insatisfacción de sus ambiciones como compensación, la inclinación de la firma es dextrógira, inclusive se aprecian algunas letras tiradas lo que indica una apertura hacia los contactos sociales denota el deseo de dominar sobre los demás, conducta impulsiva perdida de dominio con facilidad.

Se puede apreciar en los óvalos de las “o” rizos de la mitomanía, este rasgo expresa la tendencia a fijarse en una idea e inventar hechos imaginarios (mentira), a dar una interpretación subjetiva a hechos reales, quienes tienen este tipo de rasgo son personas con un campo de conciencia restringido, existe una evasión de la realidad. Su actitud es de oposición, materialismo y agresividad el piensa que sus ideas y opiniones son mejores que las de los demás, esto lo observamos al inicio de la firma que empieza con un trazo largo en diagonal y con los arpones y ganchos que se visualizan en toda la firma y letra.

Tania Ramos. Abogada, grafóloga y  asesor pericial. Máster en grafoanálisis europeo, grafiística, grafopatología y grafología forense por la Universidad Autónoma de Barcelona. Asesor técnico y corresponsal en Latinoamérica de la agrupación de grafoanalistas consultivos de España. Profesora y conferencista de grafología y oratoria forense en Ecuador, México e Indonesia.

@DrbTania

Otros textos de la autora:

-Lecciones de grafología forense. Firma del Subsecretario de SEGOB

 
 
 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado