Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
IMG-20210621-WA0013

Lo que viene: consulta popular sobre expresidentes

Ya se acerca la fecha de la consulta popular #JuicioAExpresidentes. El 1º de agosto, miles de mexicanos y mexicanas podremos votar para exigir que las autoridades lleven a cabo las investigaciones pertinentes a los expresidentes sobre los agravios que se han cometido al Pueblo y ante la impunidad que hemos vivido durante tantos años. 

Debo admitir que yo aún no he decidido mi voto. Pero este proceso me emociona por muchas cosas que hay en el fondo de la consulta popular y que van más allá del sentido de nuestro voto.

Por primera vez en la historia se lleva a cabo este ejercicio de democracia participativa; mismo que ha sido gestionado desde la organización completamente ciudadana. Desde la inclusión de las consultas populares en la ley, no se había realizado alguna. En esta ocasión será necesario que el 40% de la lista nominal del país vote para lograr hacerla vinculante y que se realicen las acciones que contempla. 

Este proceso nos está dejando ya con grandes lecciones de democracia participativa, sobre cómo mejorar procesos de este tipo, su promoción y sobre los mecanismos para solicitarla desde la población en general. 

La consulta nos ha revelado sentimientos profundos de nuestro Pueblo relacionado con los grandes agravios que hemos sufrido, el alto índice de impunidad que se ha permitido a lo largo de estos años y la gran colusión que ha existido entre los mandatarios y autoridades del pasado. 

Esto es pertinente porque no hemos tenido un proceso restaurativo o de conciliación entre nuestra población que —hay que decirlo— sí se siente profundamente agravada por lo que ha pasado durante tantos años y por el actuar de los expresidentes de nuestro país.

En el proceso de crear una nueva forma de gobernar, pero sobre todo de lograr conciliar una nueva relación entre gobierno y población, es necesario que —en primera instancia— discutamos el trasfondo de estos hechos, de los miles de agravios que se le han hecho a la población y que también pongamos en la mesa cómo quiere nuestro país lidiar con esto en el futuro. 

Es decir, cuando discutimos lo que pasó en años anteriores, cuestionamos y, en este caso, ponemos a votación cómo queremos lidiar con el pasado: si queremos dejarlo atrás, mirar hacia el futuro e invertir nuestros esfuerzo en procurar que no ocurra de nuevo, o si en cambio queremos invertir tiempo, dinero y esfuerzos en que se realicen las investigaciones relacionadas con todos los crímenes que se han cometido con el aval de los expresidentes y que exista un proceso de juicio en los casos que sean pertinentes.

En el fondo estamos discutiendo sobre la construcción de nuestro país, sobre la participación del Pueblo en asuntos trascendentales y sobre, la gran ausencia durante más de 30 años de neoliberalismo: la impartición de justicia, que como bien ha dicho nuestro Presidente, también significa prevenir.

Por mi parte, seguiré reflexionando cuál será mi voto en esta consulta, ya que ambas respuestas guardan argumentos que me parecen interesantes. Le recomiendo a nuestros lectores y lectoras que también los analicen y lo sigamos discutiendo a la par de nuestra participación en la construcción de esta consulta popular.

Debemos procurar que haya observadores en cada casilla que se instale, que el proceso se dé a conocer a un gran número de población y que el día de la votación no haya irregularidades. Solo así tendremos la certeza de que logramos involucrar al Pueblo de México en la construcción de la transformación. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado