Los grandes héroes de la pandemia

compartir

Los grandes héroes de la pandemia

Por Yoalli Palma | jueves, 21 de mayo del 2020.

Un héroe  es aquel que posee habilidades y rasgos de personalidad idealizados que le permiten llevar a cabo hazañas extraordinarias y beneficiosas para salvar a las personas del peligro. En recientes semanas he escuchado que a los médicos se les dice héroes sin capa y sinceramente a veces creo que el término romantiza el peligro en el que estamos envueltos. Pero si tuviera que elegir al sector que mejor le queda ese título, elegiría a los residentes de las distintas especialidades dado que son los que lleven a cabo hazañas extraordinarias para combatir la pandemia. 

Un residente es un médico con cédula profesional que elige un área de la medicina para dedicarse completamente a ella y a través de 3, 4 o incluso más años logran tener una cédula de especialista. Los primeros meses de la residencia son literalmente un infierno porque entras con una carga de responsabilidad sobre la salud de pacientes teniendo poco conocimiento de lo que se trata tu área. Posterior a esa presión de estudiar, se viene la carga de trabajo que limita las horas de sueño y obliga a no dormir o en el mejor de los casos dormir un par de horas  cada 4 días. Además de eso, aunque recibes una beca que te alcanza para sobrevivir, existen una serie de desigualdades: muchos tienen a su familia lejos, viven lejos del hospital, no tienen la misma capacidad de trabajar con el estrés o de poderse concentrar para el estudio bajo las condiciones que describo.

Cualquier error se puede pagar con horas extras, amonestaciones escritas que ponen en riesgo tu titulación o hasta comida para tus residentes de mayor jerarquía (una ocasión olvidé mi celular y se me hizo tarde porque hubo un accidente, cuando me presenté les expliqué lo sucedido a mis residentes de mayor jerarquía y me dijeron que no había avisado y que tendría que comprar desayunos para todos o quedarme 12 horas más de trabajo). Estas condiciones ya difíciles fueron empeoradas por el coronavirus: en muchos hospitales, una parte del personal de salud (tanto el de medicina como el de enfermería) que tiene un contrato o base, decidió aplicar  permisos, vacaciones y ausentarse de los labores para los que están contratados. ¿Qué pasa en este caso? El trabajo se carga en el personal que trabaja por honorarios y que no tiene ninguna prestación  pero sobre todo en los residentes. Muchos hospitales se ven envueltos en situaciones tales como que al faltar personal de enfermería, los residentes lo sustituyen para sus labores pero sin dejar de cumplir los que ya tienen asignados.

Este panorama ha llevado al descontento de muchos de mis colegas en el área de la gineco-obstetricia, que es la que más conozco, sobre todo los que no tienen base, dado que en estos momentos cruciales  la falta a laborar de un personal de la salud influye de manera negativa en el resto de sus compañeros y secundariamente en la atención a los pacientes. 

Todos tenemos miedo, pero realmente los que más deberían tenerlo son justamente los residentes dado que están más tiempo expuestos y son los que más pacientes atienden. Y con esto no quito el mérito de los especialistas que también trabajan en hospitales, pero me llama la atención que en cuatro hospitales diferentes, la mitad de ellos de gineco-obstetricia, los propios colegas usan cualquier pretexto para no estar al frente de esta batalla, dejando la responsabilidad en unos pocos. Y ni se diga del personal administrativo o directivo que no ve pacientes, usando equipo de protección personal y tomándose la foto de héroes sin capa. 

Al final, como bien es cierto, primero somos humanos y el miedo puede ser un mal consejero, pero no olvidemos que faltar sin una razón de fuerza mayor atenta primero que nada contra los médicos con menos privilegios y a los médicos residentes, etapa en la cual pasamos todos. Desearía no tener que agradecer el sacrificio que están haciendo, pero desde aquí es lo único que me queda aunado al recordatorio a los especialistas con cédula de no dejarlos solos.  

Por Yoalli Palma | jueves, 21 de mayo del 2020.

Yoalli Palma

Yoalli Palma. Cursó la carrera de Medicina en la UNAM y la Especialidad de Gineco-obstetricia y subespecialidad de Medicina Materno Fetal en el Instituto Nacional de Perinatología. Apasionada del yoga y enemiga de planchar batas blancas.

Ver todas sus columnas

Comentarios