junio 13, 2021

Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
miércoles, 12 febrero, 2020
Mexinnabis

Mexinnabis

De la que crece encerrada
Ya no llega en avionetas (ni tampoco en camionetas)
La compramos con recetas de doctor, de doctor
Ya no crece allá en la sierra (no)
Pura luz ultravioleta

Alemán, Humo en la trampa

Despiertas y pides por alguna app que te llegue tu dosis de Cannabis, sin problema la recibes y procedes a aliviar ese ataque de convulsiones que te produce la epilepsia. En otro lado una mujer procede a fumar para aliviar sus cólicos y del otro lado de la ciudad alguien se pone “high” porque puede. Quizá en unos años este sea el panorama que podamos tener en el país si la legalización de la mariguana procede. Pero para poder llegar hasta ese punto y como tratamos de explicar en el texto anterior, debe ser integral y buscar que los distintos actores de la sociedad intervengan para no fracasar en el intento.

Con esto en cuenta, sugiero se reflexione sobre otras formas de poder impulsar convincentemente la legalización y uno de esos grandes pasos sería contar con una verdadera industria basada en la Cannabis. Si consideramos otras industrias que son dependientes de drogas legales (cafeína, azúcar, nicotina y etanol) y que producen millones de dólares en ganancias no veo porqué no se impulse en ese sentido a la mariguana. Para tal propósito pensemos en lo siguiente:

  1. Los campesinos. En sintonía a los nuevos tiempos una forma de impulsar la industria sería de la gente que la siembre. Imaginemos un programa como Sembrando Vida, como lo sugiere Guillermo Nieto en esta entrevista [1]. No es un plan menor incluir a un sector que no solo ha sido abandonado, sino que ha quedado merced del narcotráfico. A la par de incorporar a este sector, es impensable lograrlo sin el uso de la amnistía para que sean reintegrados a la sociedad como se debe. Repacificar al país debe partir desde los sectores más golpeteados por 12 años de políticas fallidas.
  2. La soberanía nacional. Contradecir la política antidrogas impulsada desde Washington no es cosa fácil. Si tomamos en cuenta lo que significa la DEA en la base presupuestal ($3.136 mil millones, USD) dejar de perseguir a las drogas parece que no es lo más recomendable (es un gran negocio “impedir” que lleguen las drogas a las calles). Hasta ahora no hemos tenido tan claro cómo la legalización modificará nuestra relación bilateral. Ciertamente, hoy la mariguana no es ni de cerca el negocio más fructífero para la DEA ni para el narco. Pero me parece que poder idear otro tipo de políticas públicas que nos doten de soberanía son la base para impulsar otros cultivos legales como el de la cocaína y la amapola (cultivos que merecen ser también discutidos con más detalle).
  3. El tema medicinal. Si consideramos que la legalización permitiría generar autocultivos y que la gente usuaria de Cannabis podría lograrlo en la comodidad de su casa; el impulsar la industria de forma medicinal es algo que le toca al Estado. En los lugares donde la mota es legal, hay una variedad considerable de productos derivados del cultivo que no se usan solo con fines recreativos. Como mencionaba en mi texto anterior, los centros de investigación deben ser una parte fundamental, con esa idea no veo descabellado que tengamos un gran centro dedicado a formar especialistas en mariguana. Si hoy tenemos un problema con la creación de trabajos para los egresados de un doctorado, debemos impulsar el Centro Nacional Terapéutico de Cannabis (Mexinabbis).
  4. La industria derivada del cultivo. La Asociación Nacional de la Industria del Cannabis está concentrada en que a la par del cultivo se tome en cuenta al cáñamo de la planta como potencial para que pueda ser usada en un sinfín de productos de uso cotidiano. Si uno de los puntos centrales sobre la industria se centra en la autosustentabilidad, es ideal poder usar hasta la raíz de la planta. Es importante prestar atención a estos otros actores que llevan años de investigación y contribuirían con su experiencia a tener éxito.

 

Hasta ahora he buscado centrarme en cómo podemos penetrar en el mercado, cómo revertir la política prohibicionista pero no me he detenido a los efectos negativos derivados de la legalización y que son importantes para que México se vuelva un referente mundial en la industria legal de drogas. Pero para eso nos leemos pronto.

 

[1] https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/maria-scherer-ibarra/los-pachecos-no-somos-negocio-el-negocio-esta-en-lo-medicinal

Daniel Torres.Hace biología molecular. Estudió neurobiología y luego optó por trabajar con pacientes VIH positivos.

@danjtorres

Otros textos del autor:

-Mariguana y su legalización

 

© 2021 El Soberano. Todos los derechos reservados. Sitio Diseñado y Desarrollado por XXSTUDIO