Morena: hegemonía electoral

compartir

Morena: hegemonía electoral

Por Fernando Chacón | miércoles, 07 de abril del 2021.

Contrario a lo que la comentocracia del círculo rojo venía proyectando meses atrás, Morena se apuntala para ganar 11 de 15 gubernaturas. De acuerdo con las últimas encuestas realizadas por El Heraldo de México y El Financiero, existen sospechas dignas de considerar para que el Pacto Federal de la República dé un giro de tuerca histórico hacia la izquierda.

Se decía —más desde los deseos de los opositores que desde la realidad— que sin el “efecto Obrador” Morena perdería la mayoría constitucional en el Congreso de la Unión y tendría un resultado negativo en las gubernaturas. 

Sin embargo, las encuestas muestran una tendencia abrumadora para el partido en el Gobierno. Conforme pasan los días nos percatamos de la fuerza que aún arrastra Morena en las calles, que contrasta con las campañas mediáticas que han golpeado y mentido sistemáticamente sobre cada acción gubernamental. La agenda del poder mediático y el poder económico se ven rebasadas por el poder popular.

En Chihuahua, por ejemplo, el tablero político se reconfiguró de manera drástica después de que un juez considerara los datos de prueba aportados por la Fiscalía del Estado de Chihuahua lo suficientemente sólidos como para vincular a proceso a la candidata del PAN, Maru Campos, días previos al arranque de las campañas. Las acusaciones que se le realizan son fuertes: haber recibido 9 millones de pesos de la nómina secreta de César Duarte. Por este motivo, el órgano ministerial solicita que se le condene por el delito de cohecho. La noticia fue un terremoto político en la entidad y la ha colocado por debajo de Juan Carlos Loera en las preferencias electorales. Otro elemento para considerar es la impugnación que realizó el dirigente de Movimiento Ciudadano a la candidatura de Maru Campos por el mismo hecho, lo cual habla de una posible alianza de facto entre el partido naranja y Morena. 

Por otro lado, es preciso señalar que —más allá de las tensiones que existen entre ciertos sectores de Morena con la dirigencia por candidaturas externas— todo parece indicar que la hegemonía morenista es tal que se comienzan a desmontar las estructuras del viejo régimen para incorporarse al nuevo. Pienso que esto, más que asustarnos, nos debería entusiasmar, ya que es una señal de que el nuevo sentido común —lo más complejo de ganar en la batalla cultural de las estrategias políticas— es de corte obradorista. 

Las formas propias del Obradorismo imponen las nuevas formas de hacer política dentro de la ortodoxia del momento: caminar casa por casa, escuchar a la gente, asumir el Proyecto de Nación y llevarlo a cabo tanto en las políticas públicas como en la nueva legislación. Allá de aquellos que traicionen estas directrices, pues serán severamente juzgados en el 2024, cuando el Obradorismo tomará distintas formas pero seguirá presente como un movimiento social que tomó democráticamente el poder en el 2018 y que, muy seguramente, prevalecerá de forma transexenal. 
 

Por Fernando Chacón | miércoles, 07 de abril del 2021.

Fernando Chacón

Fernando Chacón. Asesor parlamentario en el Senado de la República, analista político y demócrata radical.

Ver todas sus columnas

Comentarios