Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
IMG-20230918-WA0001

Negacionismo chileno: 50 años de mentiras

Hace unos pocos días se cumplieron 50 años del atroz golpe de Estado en Chile, El 11 de septiembre de 1973, las Fuerzas Armadas de Chile derrocaron al gobierno democráticamente elegido de Salvador Allende, iniciando una dictadura militar que duró 17 años.

Durante ese periodo, miles de personas fueron asesinadas, torturadas o desaparecidas, y el país sufrió un retroceso democrático y social sin precedentes.

A 50 años de este lamentable hecho, la derecha chilena, latinoamericana y mundial, sigue negando la magnitud de los crímenes de la dictadura.

Esta actitud negacionista es una forma de revisionismo histórico que busca exculpar a los responsables de las atrocidades cometidas.

Uno de los argumentos más comunes del negacionismo chileno es que el golpe de Estado fue necesario para evitar una guerra civil. Sin embargo, este argumento no se sostiene ante los hechos. El gobierno de Allende era democrático y contaba con el apoyo de la mayoría de la población. El golpe de Estado fue un acto de violencia ilegítimo que buscaba instaurar una dictadura militar.

Otra tesis del negacionismo chileno es que las víctimas de la dictadura fueron «terroristas» o «subversivos». Sin embargo, esta afirmación es falsa. Las víctimas de la dictadura eran personas inocentes que fueron perseguidas por sus ideas políticas o por su activismo social.

El negacionismo chileno es una forma de violencia simbólica que busca silenciar a las víctimas y a sus familiares. Es una forma de negar la memoria histórica y de legitimar las atrocidades cometidas por la dictadura. Además, tiene consecuencias negativas para la sociedad. En primer lugar, impide que se haga justicia a las víctimas de la dictadura. En segundo lugar, promueve la impunidad de los responsables de los crímenes. En tercer lugar, alimenta el discurso de odio y la violencia política. Sobre todo, busca alterar la memoria colectiva. Es una forma de manipular la realidad para favorecer a los intereses de la derecha.

A 50 años del golpe de Estado, es importante recordar que la dictadura de Pinochet fue un crimen contra la humanidad. Es importante denunciar el negacionismo chileno y luchar por la verdad y la justicia. Asimismo, es imperante luchar contra él; esta lucha debe ser llevada a cabo por todos los sectores de la sociedad, incluyendo a la comunidad internacional. Es fundamental educar a las nuevas generaciones sobre el régimen dictatorial de Pinochet y sus crímenes, mantener viva la memoria de las víctimas de la dictadura y se debe perseguir a los responsables de los crímenes de la dictadura.

Debemos comprender el negacionismo chileno como una amenaza para la democracia y para la justicia. Es vital luchar contra este fenómeno para construir un futuro más justo y equitativo para todos.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado