Pluma Patriótica

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
WhatsApp Image 2023-01-24 at 18.19.31

Negocios privados con recursos públicos

He planteado en otro artículo en este mismo medio que la crisis de la vivienda en las ciudades se ha agudizado por procesos de gentrificación y encarecimiento de estas, así como por la voracidad desmedida de quienes encabezan municipios en los que la depredación de los bienes públicos son el negocio al orden del día; es decir, se desmantela el patrimonio municipal para “ofrecer” a privados los negocios a gran escala para construir vivienda cara e inaccesible para las mayorías. Desde hace años, en aras del desarrollo de la ciudad, se otorgaron a muchos negocios terrenos municipales para que los usufructuaran en beneficio supuestamente de las mayorías.

En Guadalajara, este mecanismo ha funcionado muy bien para otorgar terrenos municipales para que se edifique vivienda, que se supone iba a resolver el problema de despoblamiento y haría que más de 300 mil personas que abandonaron la ciudad, regresaran a vivir en ella, especialmente familias.

Lejos estamos de ello, porque lo que ha pasado es todo lo contrario. El caso Iconia[1] es la punta del iceberg que muestra la voracidad inmobiliaria por la tierra y las decisiones erradas de los ayuntamientos en turno, que han privilegiado el interés privado por encima de los intereses colectivos. Esto se refleja en la administración de Enrique Alfaro (2015-2018), durante la cual se modificó el convenio para dar prácticamente la propiedad a la empresa inmobiliaria sin ninguna condición.

Pero este es uno de los terrenos; sí, el más grande, pero no el único. Hay tres terrenos más ubicados en zonas de alta plusvalía que se han “vendido” para la construcción de vivienda. Uno está ubicado en Avenida Alcalde 924 con una superficie de 2,987.57 metros cuadrados, en donde se ubicaba el Registro Civil número 1. Supuestamente tenía un precio de 40 mil 500 millones de pesos, aunque solo se pagaron 30 mil 375 millones en abonos y —facilito— se iba a pagar el otro 25% en especie. El municipio solo se reservó 77 metros cuadrados para destinarlo a una “salida de emergencia y rejilla de ventilación”, otorgando al consorcio formado por las empresas Mota-Engil México, S.A.P.I. de C.V., Grupo Promotor e Infraestructura, S.A. de C.V. y Conecta Cuatro, S.A. de C.V., el resto del terreno. La licitación especificaba dos torres con 180 departamentos para vivienda de entre 45 y 96 metros cuadrados. Con amenidades y espacios para uso comercial y susceptibles a créditos Infonavit, con precios entre 885 y 1,700 mil pesos. Hoy, además de que se modificó el plano original para construir 234 viviendas, los costos de las mismas han aumentado de 2 mil 800 a 4 mil 800 millones de pesos y cada día se encarecen más.

El otro terreno está ubicado en la Calle Marsella 49, que se construyó para oficinas administrativas del municipio y cuenta con superficie de 924 metros cuadrados. La empresa ganadora fue Perímetro Propiedades S.A. de C.V., y pretendía construir una torre con 8 niveles, con 6 departamentos habitacionales y lo demás serían cafetería, locales comerciales, oficinas co-working y una escuela con enfoque literario-artístico. Este terreno se vendió en 6 mil 80 millones, pero solo se pagaron mil 520 millones, bajo el argumento de que era mitigación de un espacio vacío a uno habitable. Y ¡oh sorpresa!, ni lo uno ni lo otro: hoy es un espacio abandonado y sin ninguna intervención, pero ya es propiedad privada, y los beneficios sociales no existen.

El tercer predio está ubicado en Avenida de las Rosas No. 1297 entre las calles Cenit y Horizonte, colonia Jardines del Bosque con una superficie de 2,565.69 m2, en donde se encontraban las oficinas de la Comisión de Planeación Urbana. Se pagó por estos 42 millones 666 mil pesos, de los cuales, el 25% se pagaría en efectivo y el 75% en especie, porque 466.64 m2 se destinarían para oficinas y debería ser entregada al Ayuntamiento en título de propiedad mediante escritura pública, también se contemplaba la rehabilitación del Parque de las Estrellas por hasta 17 millones de pesos. Se pretendían construir dos torres de 18 pisos, en la torre 1, 30 departamentos o estancias y en la torre 2, 80 habitaciones de hotel y 50 de co-living, todas de entre 26 y 40 metros cuadrados.

Hoy, el edifico denominado Suites Margot ofrece «el desarrollo inmobiliario más innovador de usos mixtos» y una ubicación muy cercana a la Expo Guadalajara.  Se vende como una excelente inversión inmobiliaria de alta rentabilidad, en donde se prometen rendimientos del 12% anual o más y propone invertir en “pool de rentas”, ser copropietario y “tener tu propio pedacito de hotel y vivir de tus rentas…”

Estos tres espacios de propiedad municipal solo son un ejemplo de cómo se realizan desde los gobiernos municipales, negocios privados con las propiedades públicas, porque no hay oferta de vivienda para familias, y mucho menos para las personas que en Guadalajara ganan un promedio de 8 mil pesos mensuales.

¿Quién se beneficia con estos negocios inmobiliarios? ¿Qué responsabilidad tienen las y los funcionarios que aprobaron enajenar estos predios a precios ridículos y que no tienen un beneficio para la ciudad y para quienes la habitan?

Estoy segura que quienes enajenaron los predios de Avenida las Rosas en julio de 2017 hoy denominadas Suites Margot; el de Alcalde 924 y el de Marsella que está en total abandono violentaron los derechos de quienes habitamos la ciudad para los negocios inmobiliarios depredadores de los recursos públicos, que sólo beneficia a unos cuantos.

Quienes representamos a la ciudadanía tenemos la responsabilidad moral y ética de actuar consultando a la ciudadanía, por ello, como fracción edilicia de MORENA en el Ayuntamiento de Guadalajara proponemos que se consulte cuando un predio que es propiedad de tod@s se quiera enajenar, se respeten los usos y destinos de dichos predios y se especifique que deberán ser usufructuados para beneficio social.


[1] En la zona de Huentitán, al norte de la ciudad, en 1982 se compraron terrenos para un parque público, sin embargo, en 2008, el Ayuntamiento de Guadalajara cedió esos terrenos para construir vivienda, un centro de convenciones y un hotel. A cambio de los terrenos, la empresa se comprometía con ciertas obras sociales y hasta la fecha no ha cumplido.


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp

Relacionado